Inicio European Tour DESDE LA JAIMA Podemos jurar que esto ha ocurrido de verdad
Una extraña obra de arte en la primera jornada del Omega Dubai Desert Classic

Podemos jurar que esto ha ocurrido de verdad

Compartir
Pablo Larrazábal en la ronda del jueves del Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Oisín Keniry
Pablo Larrazábal. © Golffile | Oisín Keniry

No vamos a describirles al detalle un suceso virtual, sino media ronda de competición que se ha visto y disfrutado hoy mismo en el Emirates Golf Club. Al final, por si quedaba alguna duda, desvelamos el autor de esta extraña obra de arte. Sígannos el juego, es muy divertido:

-Un birdie de libro saliendo por el hoyo 10 del Majlis course, par 5. Buen arranque. El día promete…

-En el 11, par 3, purazo de 15 metros para birdie que va adentro desde un metro fuera de green. Bienvenido sea el bonus.

-En el 12, dispersión de unos 25 metros a la izquierda respecto a la línea de tiro proyectada… La bola termina en la arena, a unos 20 metros del fairway. Nada, nada, par facilito después de llevarla a green desde fuera de posición con un excelente hierro 8 con el viento a favor.

-En el 13, par 5, salida ultra dispersa, unos 65 metros a la derecha de la línea proyectada desde el tee… La bola rebota en una torre de televisión y se va a la arena. Desde allí, buen hierro 6 a calle, luego un wedge y putt de unos tres metros adentro para anotarse el tercer birdie del día.

-En el 14 la salida se va tan a la derecha que realmente da miedo… En un hoyo donde, si todo sale bien, normalmente se pega madera 3 de salida y luego un wedge, tenemos un segundo tiro de 205 metros a bandera… Caza el green con un hierro 4 impresionante y luego no hace birdie de milagro. Como para que a uno le entre la risa floja.

-En el 15, par 3, falla el green por la derecha y tiene un aprochito muy delicado… Nada, nada, salva el par después de embocar un putt de metro y medio.

-En el 16 la salida no es tan mala, aleluya, pero está en el rough de la derecha. Desde allí, un hierro 9 muy malo que se queda algo corto y unos quince metros a la izquierda del green. ¿Algún problema? Ninguno: aprochito certero y par sin apuros.

-En el 17, buena salida, de nuevo aleluya. Después, con un sand wedge en las manos falla el green por la izquierda… Buen chipecito y otro par sin excesivos problemas.

-Y en el 18, par 5, salida con la madera 3 que se va unos 60 metros a la izquierda de la calle. Un señor ‘hookazo’. Desde allí, wedge a calle y otro wedge a green, putt adentro desde unos tres o cuatro metros y resultado de -4 en los primeros nueve hoyos.

No es la primera vez (ni será la última) que Pablo Larrazábal brinda este tipo de espectáculo. “Iba -4 y nadie sabía como había ocurrido”, destacaba el barcelonés al finalizar.

Sergio lidera por la mañana el decidido y fino arrebato de la Armada

Después, todavía iba a aguantar con seis pares más consecutivos, aunque paradójicamente la dispersión no fue tan gruesa. Finalmente, caen los bogeys. Dos seguidos en los hoyos 7 y 8. Y en el 9, última parada del día, todavía salva un par enchufando un último putt de unos tres o cuatro metros. Acaba -2. Desde allí, rumbo a la calle de prácticas, porque va a ser mejor no tentar más a la suerte (verbigracia: su bola nunca había encontrado un ‘bush’ cuando se iba a la arena). Y allí, en la calle de prácticas, seguía cuando caía la tarde.

– Ernie Els llega al hoyo 13. Par 5. Siempre es interesante ver y deleitarse con el swing del sudafricano. Es una gozada aunque no transmite la misma sensación de dulzura y serenidad de antaño. Parece que hasta el propio Els ha caído en la tentación/obligación de apretar el latigazo para ganar algún metro. Mucho más cuando se han cumplido ya los 50 años. Aún así, es un placer para los sentidos.

No basta sólo con ser un ‘local player’….

Aprovechamos para tomar un vídeo de su swing. Hay cosas que nunca pasan de moda. Lo que sí llama la atención es la línea que escoge en este par 5. Se coloca en el extremo izquierdo del tee y apunta descaradamente a la izquierda, para sacar la bola por la izquierda de la palmera y ejecutar un señor y poderoso slice. Es muy curioso. Kaymer y Rai, sus compañeros de partido, se colocaron justo en el extremo derecho del tee. Dos opciones muy distintas. Els hizo el par y acabó con una vuelta de 73 golpes. Deberá remontar mañana para pasar el corte.

– Thorbjorn Olesen empieza a ser el pupas del European Tour. La semana pasada se perdió el Abu Dhabi HSBC Championship tras dar positivo por Covid antes de viajar a los Emiratos. Hoy se ha vuelto a dar de baja antes de empezar el Omega Dubai Desert Classic por, según la explicación oficial, unas molestias en la muñeca. No sale de una cuando se mete en otra. En su lugar ha entrado Raphäel Jacquelin.

Un gesto que define el ‘hambre’ que gasta Adri Arnaus

Hablando de muñecas averiadas, hay que citar a Andrea Pavan. El italiano decidió infiltrarse y salir a jugar la primera ronda, aunque a los 13 hoyos se tuvo que retirar. Llevaba un parcial de +5. Le han detectado un quiste y todo apunta a que tendrá que pasar por el quirófano antes o después. De hecho, el propio Pavan está preguntando a unos y otros por doctores y está estudiando las opciones que tiene sobre la mesa. Una de ellas es el prestigioso doctor Mir, el cirujano de los pilotos de motociclismo que ya operó, por ejemplo, la muñeca de Álvaro Quirós.

Nacho Elvira logra el primer hoyo en uno de su carrera en competición