Inicio Grandes Circuitos European Tour Adam Scott imparte un jugoso tratado de psicología aplicada al golf

Adam Scott imparte un jugoso tratado de psicología aplicada al golf

Compartir
Adam Scott habla al público tras su triunfo junto al trofeo. (© Golffile | Thos Caffrey)

Adam Scott ha realizado hoy un acelerado tratado de psicología aplicada al golf minutos después de ganar el Australian PGA Championship. Uno de los mejores golfistas del mundo en las dos últimas décadas explicaba de una manera muy clara cómo afecta la confianza al rendimiento, tanto para bien como para mal, en este deporte.

CRÓNICA: Scott rompe una sequía de casi cuatro años en un día negro de Cañi

Cuando las cosas van mal no es sencillo salir del agujero negro. Tanto es así que Scott, con casi treinta victorias en su palmarés y al menos un triunfo en el bolsillo todos los años entre 2001 y 2014, ambos incluidos, que se dice pronto, llegó a pensar durante esta larga sequía de casi cuatro años que su perfil de gran ganador se había terminado. “Ha pasado mucho tiempo desde que gané por última vez, allá por marzo de 2016. Una o dos veces se me pasó por la cabeza la idea de que nunca iba a volver a ganar, así que estar ahora aquí, con este trofeo, en una sensación muy buena, especialmente al hacerlo en casa”, explicó.

“Alguna vez he pensado que no iba a volver a ganar”

Sin embargo, Scott sabe perfectamente que también puede ocurrir lo contrario. Quién sabe lo que puede pasar después de este triunfo. “Tengo la experiencia de lo que me ha pasado a mí años atrás. Cuando consigues una victoria sientes que no vas a volver a perder un torneo, así que hay que darse prisa mientras la confianza está alta. Tendré que tener esto en la cabeza dentro de siete semanas cuando vuelva a competir en Los Ángeles”, señaló.

«Cuando consigues una victoria sientes que no vas a volver a perder un torneo, así que hay que darse prisa mientras la confianza está alta»

En cuanto a la victoria, el australiano se mostraba tremendamente satisfecho. “Estoy entusiasmado por siento que gané al campo de golf cada día y jugué lo suficientemente bien como para ganar a todos. Hay que valorar los triunfos porque no son fáciles”, asegura. En ese sentido, destacó que la competencia cada día es más y más despiadada: “Ganar ahora es muy difícil. Estoy en el lado incorrecto de la edad”, bromeó, y continuó: “los jóvenes son realmente buenos. Este mismo año jugué un buen golf un par de semanas y me quedé corto. Los campos también se están volviendo más difíciles y los muchachos están jugando bien. El solo hecho de estar bien no te hace entrar en la ecuación de ganar, tienes que ser extraordinario”, remató.