Inicio Grandes Circuitos European Tour El Open de Sudáfrica, una espina profunda y clavada con saña…
Seis españoles estarán presentes esta semana en el Gary Player Golf Club, sede del torneo

El Open de Sudáfrica, una espina profunda y clavada con saña…

Compartir
Vista del hoyo 18 del Gary Player Golf Club. © Golffile | Thos Caffrey
Vista del hoyo 18 del Gary Player Golf Club. © Golffile | Thos Caffrey

Esta semana se juega el Open de Sudáfrica, última oportunidad para muchos jugadores de cumplir según qué objetivos. La cita ha perdido algo de peso y prestigio en los últimos años (esta semana sólo tenemos cuatro top 100 mundiales, todos locales: Bezuidenhout, Fritelli, Coetzee y Higgo), pero no es cualquier cosa pues se trata de uno de los Abiertos más antiguos, ya que se jugó por primera vez en 1903, sólo por detrás del Open Championship (1860) y del US Open (1895), y por delante del Open de Australia (1904) y Open de Francia (1906). Además, en esta ocasión se juega en un campazo como el del Gary Player Golf Club de Sun City. Interesantes alicientes.

Que nadie descarte ver esta semana un 59 en Dubai…

Un buen momento para recordar que el Open de Sudáfrica es una de las espinas que tiene clavada con más saña y profundidad la Armada española. Hay que pensar que este torneo se incorporó al European Tour en 1997 y en más de veinte ediciones el golf español sólo cuenta con un top 5, sólo uno, el conseguido por Pablo Martín Benavides en 2015, edición en la que terminó en cuarta posición. Al margen de este resultado del malagueño caben reseñar dos sextos puestos, uno del propio Martín (2010),  y otro de Alejandro Cañizares (2014), así como un décimo de Francisco Cea (1999) y un séptimo de Nacho Garrido (1998). Lo dicho, ni una sola presencia entre los tres primeros. Un auténtico erial para lo que acostumbra el golf español.

Lo que piensa la Armada de la gran alianza entre el PGA y European Tour

Tenemos a seis españoles allí que van a tratar una vez más de revertir este siniestro historial: Pablo Larrazábal, Nacho Elvira, Gonzalo Fernández Castaño, Álvaro Quirós, Carlos Pigem y Sebastián García Rodríguez. Hay cuentas que son tan claras como caras. Sebastián García Rodríguez, por ejemplo, necesita ganar para meterse en la Final de la Race to Dubai que se disputa la semana que viene en el Jumeirah Golf Estates. Un segundo puesto no le valdría, así de caro está el asunto. Descontando a Larrazábal, que ya tiene asegurada plaza en dicha Final, ninguno de los otros españoles presentes puede meterse en la misma, ni siquiera ganando el torneo.

Blog de Jon Rahm: La idea es empezar 2021 más fuerte en cuanto a torneos

Por otra parte, las posibilidades de Gonzalo Fernández Castaño y Carlos Pigem de mejorar sus actuales categorías en el circuito (18 y 17, respectivamente) para 2021 pasan también solamente por el hecho de ganar. No tienen otras opciones.

Una Final de Dubai como jamás se había vivido antes

Para terminar, señalemos que el recorrido del Gary Player Golf Club de Sun City suele ser el más largo que se juega cada año (más de 7.100 metros), aunque la altitud a la que se encuentra (más de 1.100 metros) relativiza ciertamente esta dificultad, pues la bola vuela en torno a un diez por ciento más de distancia.

Podcast: De la Solheim Cup a la gran alianza del golf mundial