Inicio Grandes Circuitos European Tour Herbert abre la puerta, pero sólo Veerman lo aprovecha
Otaegui y Arnaus no logran mantener su nivel de juego

Herbert abre la puerta, pero sólo Veerman lo aprovecha

Compartir

Unas temperaturas algo más bajas, con muchas nubes cubriendo Mount Juliet, una brisa persistente que se colaba entre los frondosos árboles que rodean el campo y soplaba en contra en varias zonas, y algunos errores con los hierros en los pares tres y en algunos putts relativamente asequibles hicieron que el australiano Lucas Herbert (-15), que comenzaba el día como líder en solitario del torneo con dos golpes de ventaja, terminara ‘abriendo’ la puerta a sus rivales con una ronda de 70 golpes, alejada de su fulgurante arranque. Pero sólo el estadounidense Johannes Veerman (-14) fue capaz de aprovecharlo…

Quitando a Justin Harding (-13), el mejor este sábado en el Dubai Duty Free Irish Open con una gran vuelta de 65 golpes, y a Rikard Karlberg (-11), con 67, prácticamente nadie fue capaz de sacarle partido a las primeras muestras de debilidad del líder para meterse de lleno en la pelea por el triunfo. Tampoco los dos españoles que partían hoy con buenas opciones de lograrlo…

Adrián Otaegui (-8), en una auténtica montaña rusa de emociones y juego, entregó una tarjeta de 73 golpes con seis birdies, cinco bogeys y un doble bogey, que le deja a expensas de un ‘milagro’ para pelear por el título y más centrado en intentar colarse en el top 10, que tiene a dos golpes. Y Adri Arnaus (-5), de más a menos en el torneo, dijo adiós a cualquier opción con dos dobles bogeys en los pares cuatro del 2 y del 13 para terminar firmando un discreto 75.

Pablo Larrazábal (-4), tercer integrante de la Armada que logró superar el corte, jugó hoy bajo par, pero apenas pudo escalar puestos en la clasificación. Así, salvo sorpresa, el domingo se presenta como un apasionante mano a mano entre Herbert y Veerman por el triunfo, con permiso de Harding y de unos batalladores Francesco Laporta (-11) y Dale Whitnell (-11), que se resisten a decir su última palabra en Irlanda.