Inicio Grandes Circuitos European Tour La burbuja y el ‘flow’ de Phil en los greenes

La burbuja y el ‘flow’ de Phil en los greenes

Compartir
Phil Mickelson, durante la segunda ronda del Saudi International. (© Golffile | Thos Caffrey)

Miguel Cabrera Bello ya había llevado la bolsa de su hermano Rafa antes de hacerlo esta semana en Arabia. Por ejemplo, entre otras, en el Houston Open de 2018, puesto que Colin Byrne, caddie habitual del jugador canario, acababa de ser padre. Y allí, curiosamente, se emparejaron con Phil Mickelson, igual que ha ocurrido en las dos primeras rondas del Saudi International que se está disputando esta semana.

Miguel Cabrera Bello, junto a su hermano Rafa, en el tee del 8 del Royal Greens de Arabia. (© Golffile | Thos Caffrey)

Pues bien, a Miguel hay una parte concreta del modo de Lefty de hacer las cosas que le llama particularmente la atención y que está relacionada con sus rutinas en el green, cuando se prepara para patear. Es algo que ya ha podido testar desde una posición privilegiada, muy cerca del jugador, tanto en Houston, como dos años después en Arabia. “Hay siempre un momento en el que parece respirar hondo y, de repente, ya lo ves metido como en una burbuja. Y entonces cada movimiento que hace tiene ese ‘flow’ tan especial, muy relajado, que todo le sale tan natural, sin rigidez. Después, claro, emboca o no, pero me encanta como le corre la bola y el modo tan suyo de ponerse sobre la bola, nada forzado. Siempre tiene opciones de entrar”, explica Miguel.

Una dura y postrera penalidad destroza la vuelta de Adri Arnaus

El menor de los Cabrera Bello, por cierto, aprovechó para hablar de ello con el propio Phil ayer mismo, una vez finalizada la segunda ronda, mientras caminaban hacia la carpa de firma de tarjetas. “Le dije que me encantaba la sensación que daba y estuvimos hablando acerca de ello”, apunta Miguel. No hay nada que le guste más a Mickelson que hablar de cualquier aspecto del golf, así que el de San Diego, que ahora está utilizando el clásico ‘blade’, también le explicó que con este modelo de putter se permite el lujo (y el placer) de producir pequeños efectos dentro del green, esto es, diseñar golpes que van un poquito más allá de la alineación perfecta, cuadrada, y el péndulo, por ejemplo cortando una pizca la bola cuando se coloca algo más abierto. Phil, en definitiva, en su propia salsa: echándole imaginación y creatividad, viendo otro tipo de golpes y acomodando su cuerpo a ellos donde la mayoría sólo busca guías férreas y rutinas idénticas.

Larrazábal también sigue a prudente distancia la pista de los Lobos