Inicio Grandes Circuitos European Tour La rabia infinita de Otaegui cuando vio a los líderes +2 en...
Es la segunda vez en la historia de Valderrama que no hay un español en el top ten

La rabia infinita de Otaegui cuando vio a los líderes +2 en el 17

Compartir
Adrián Otaegui en la ronda final en Valderrama. © Golffile | Oisín Keniry
Adrián Otaegui en la ronda final en Valderrama. © Golffile | Oisín Keniry

No ha sido el domingo soñado para la Armada en el Estrella Damm Andalucía Masters. Más bien ha sido un domingo gris, tortuoso y amargo. El listón de los nuestros se ha quedado en la decimoséptima posición que han compartido Adrián Otaegui, Álvaro Quirós y Jorge Campillo, todos ellos con un resultado total de +9 tras firmar tarjetas de 77, 74 y 74.

Catlin aguanta el tipo y Kaymer se queda a las puertas de un modo cruel

La sensación de los golfistas españoles se dividía hoy entre la desazón, algo así como si un camión les hubiera pasado por encima, y la rabia porque se les había escapado una buena oportunidad de terminar más arriba y pelear incluso por la victoria que finalmente se adjudicó John Catlin. Es la segunda vez en la historia de Valderrama, desde que se estrenó con el Volvo Masters en 1988, que no hay ningún español en el top ten. La otra vez fue en el Volvo Masters de 1996, cuando Carl Suneson acabó en el puesto decimotercero. Así las cosas, se podría decir que ésta ha sido la peor semana de la historia de Valderrama para el golf español.

Una retahíla de fatiguitas y pesares

La punta del iceberg de los que se vieron para ganar es Adrián Otaegui, que salió además en esta ronda final en el penúltimo grupo, a sólo un golpe del resultado final ganador. Una vuelta de 70, que no era fácil hoy en Valderrama aunque se han visto varias, hasta cinco, le hubiera servido para, al menos, salir al desempate.

Por este motivo, Otaegui se marchaba del coliseo de Sotogrande apretando los dientes y jurando en arameo. Por eso y porque ha cometido errores de los que duelen en un campo que no te permite ninguna licencia. «He tenido fallos de novato en Valderrama y eso duele. Estoy fastidiado porque he fallado a la derecha en el hoyo 1 y a la derecha en el hoyo 16 y todos sabemos que no se puede fallar ahí. Son cosas de principiante. No sé ni cuántos golpes he regalado…», aseguraba a Ten Golf al terminar. Precisamente, el inicio con doble bogey y bogey en los dos primeros hoyos lo ponía lejos y el bogey del 16 lo terminaba de sentenciar.

Adrián Otaegui se pone a restar para empezar a sumar

Su rabia era todavía mayor porque realmente ha desplegado un gran nivel de golf durante toda la semana, especialmente desde los nueve segundos hoyos del jueves. Ha jugado para ganar, lo sabe, y no es fácil digerir que finalmente se haya quedado tan lejos del triunfo. «No sé si para ganar, pero desde luego podía haber hecho mucho más…», afirma.

Así se reparte la bolsa de premios en el Estrella Damm Andalucía Masters de Valderrama

El momento en el que apretó con más fuerza los dientes fue en el hoyo 17. Ahí vio que los líderes estaban con +2 y fue cuando realmente se dio cuenta de que el trofeo con los alcornoques plateados podría haber sido suyo perfectamente. Al menos, el consuelo que queda, por pequeño que sea, es que esta semana ha sido un buen aperitivo para el US Open. «Desde el punto de visto del resultado y de la lucha, seguro que ayuda, pero vamos, es un campo diferente, ya veremos lo que nos encontramos», afirma.

Resultados finales del Estrella Damm Andalucía Masters

En este sentido, ya le ha preguntado a José María Olazábal y le ha dicho que las tres claves de Winged Foot son: campo muy largo que pondrán par 70, greenes como el mármol y rough, no muy largo, pero tremendamente traicionero. Es muy denso, hace nido y te genera la sensación de que puedes hacer más de lo que realmente es posible.