Inicio Grandes Circuitos European Tour Lo que se esconde tras esa apariencia de enanito Gruñón
Quiés es realmente el campeón del Abu Dhabi HSBC Championship 2021

Lo que se esconde tras esa apariencia de enanito Gruñón

Compartir
Tyrrell Hatton. (© Golffile | Eoin Clarke)

Es muy fácil quedarse en la superficie con Tyrrell Hatton. Sus reacciones en el campo de golf cuando las cosas no le van bien suelen ser excesivas. Gesticula mucho, se queja, se lamenta, clama al cielo, se desespera, muerde palos e incluso alguno que otro ha salido volando… Todo esto se ve por televisión y le han fabricado una imagen de enanito gruñón, de jugador muy competitivo y eléctrico, pero al mismo tiempo algo desagradable. Transmite la impresión de ser huraño, irascible y complicado en el trato. Sin embargo, la realidad es que el Hatton que se esconde tras esa imagen es muy diferente.

Hatton se sienta junto a Rahm en el trono de las Rolex Series

Nacido en High Wycombe, Buckinghamshire, el 14 de octubre de 1991, Hatton es mucho más tímido y retraído que arrogante. Es cierto que no es el golfista más dicharachero del Circuito Europeo, ni el alma de la fiesta. Tiene un carácter más individualista, más de ir a lo suyo, pero sin meterse en ninguna batalla ajena. En realidad es mucho más honesto que soberbio y tremendamente humilde.

Ayer mismo, después de ganar el Abu Dhabi HSBC Championship, su cuarta Rolex Series y ponerse quinto del mundo por delante, por ejemplo, de Rory McIlroy, no podía evitar ponerse colorado cuando le recordaban esta retahíla de datos. «Es absolutamente surrealista que yo esté tan arriba en el ranking mundial. No me lo termino de creer, no sé cómo explicarlo ni me salen las palabras. No sé muy bien cómo he llegado hasta ahí porque la verdad es que tampoco sé muy bien cómo funciona el ranking. En cualquier caso es muy chulo el momento que atravieso», comentó con enorme sencillez.

Ponerse sobre la bola y que la cabeza del driver te enamore

Hatton no se cree mejor que nadie, pero sí tiene una valiosa habilidad para disfrazarse de gladiador cuando llega la batalla. «Todos los jugadores que tienen tarjeta del European Tour son extraordinarios, tienen mucho talento y pueden ganar cada semana. Yo no soy mejor que ninguno de ellos y no me lo creo. Lo único que intento es dar lo mejor de mí mismo. Por muy bueno que seas nadie tiene garantías de nada en el golf, y mucho menos un domingo. Todos los muchachos que compiten ahí fuera tienen un golf increíble y lo único que puedes hacer es dar lo mejor de ti mismo», señala.

Otra cualidad de Hatton es la honestidad. Se exige mucho a sí mismo y, sobre todo, no se engaña. Ayer bien podría haber sacado pecho tras una gran victoria derrotando al gran Rory y, sin embargo, habló mucho de la suerte. «Saliendo a un golpe de McIlroy sabía que iba a ser un día muy complicado. Si Rory juega todo lo bien que sabe, básicamente es el mejor del mundo. Obviamente, estoy muy contento de cómo he jugado, de hacer seis bajo par sin bogeys, pero también reconozco que he tenido suerte. Para ganar torneos hay que tener suerte y hoy ha estado de mi lado. Por ejemplo, en el putt de birdie del hoyo 10. Si no entra esa bola se habría pasado casi tres metros y perfectamente podría haber fallado el de vuelta. Ahí hay dos golpes de diferencia. Del mismo modo, tuve suerte en el hoyo 11. Mi golpe de salida fue al búnker y se podría haber clavado perfectamente, no sería la primera vez, pero salió y se quedó muy bien colocada en el rough, por lo que puede tirar a bandera. Esto fue crucial para mí», señaló. No hay muchos jugadores que tenga la humildad de reconocer algo así después de una gran victoria.

Rafa y ese puntito de agresividad tan interesante…

Probablemente, esta mezcla de timidez, honestidad, humildad y garra para aburrir es lo que le convierte en un ‘animal’ puro y duro de Ryder Cup. Harrington y Europa pueden estar contentas. «La Ryder Cup es el gran objetivo de 2021. No tengo ninguna duda. Ojalá pueda hacerlo mejor en los Grandes porque el año pasado fallé los tres cortes, pero la Ryder es muy importante para mí. La semana de París fue la mejor de mi vida y me quiero clasificar cuando antes para el equipo. Estoy deseando vivir la próxima en Whistling Straits, aunque sé que el ambiente va a ser muy diferente», explicó.

Además, Hatton puso en un pedestal a Mick, su caddie, otra demostración de que puede parecer individualista, pero respeta muchísimo y da su sitio a los que trabajan a su lado. «Es fundamental para mí y ojalá podamos estar mucho tiempo juntos. Con decirte que ha ganado cuatro veces más  que yo… Tiene mucha experiencia y es vital».

¿Cuál es el mejor juego de palos que puedo comprar a un niño?

Por último, y esto quizá es lo más inesperado, Tyrrell también tiene su particular sentido del humor. Ayer mismo, cuando se subía al tee del 9 de Abu Dhabi le dijo a su caddie. «¿Sabes qué es lo mejor? Que no vamos a volver a ver este golpe de salida hasta el año que viene». Y es que el hoyo 9 ha sido el más duro esta semana y le ha dado más de un quebradero de cabeza a Hatton. Curiosamente, en ese hoyo empezó a ganar el torneo con un putt fantástico de unos ocho metros.

#AngryGolfers Una genialidad televisiva del European Tour

También ha demostrado su vis cómica en vídeo del European Tour Angry Golfer: «Me pidieron que mostrar tímido y torpe y fue una alegría, ya que eso me sale con naturalidad. Lo único que pedí fue no tener demasiadas frases porque si no íbamos a estar grabando hasta la madrugada…».

Hatton: mucho más que el enanito gruñón.