Inicio Grandes Circuitos European Tour Un recital de juego corto en el que merece la pena recrearse
Pablo Larrazábal entrega la mejor tarjeta del día en el BMW PGA Championship (66 golpes)

Un recital de juego corto en el que merece la pena recrearse

Compartir
Pablo Larrazábal, junto a Raúl Quirós durante la tercera ronda del BMW PGA Championship. (© Golffile | Fran Caffrey)

El festival de Pablo Larrazábal en la tercera ronda del BMW PGA Championship arrancó en el hoyo 7. Antes, más apreturas que otra cosa. El inicio fue espeso. Atrancado. Bogey en el hoyo 3, birdie para recuperar en el 5 y bogey de nuevo en el 6 con un tripateo. El putt de par tenía un metro.

El asunto seguía gris tirando a negro en los comienzos del 7. Una concatenación de golpes regulares termina con un approach prácticamente injugable alrededor de green. No había que ser Sherlock Holmes para deducir que de allí no iba a salir nada mejor que un doble bogey. Eso suponía ponerse +3 después de siete hoyos. El ‘moving day’ pintaba feo.

El hoyo en uno sin público es como un gol después del VAR (VÍDEO)

Sin embargo, Holmes no contó con las manitas de Larrazábal. El golfista español ejecutó un approach impecable, glorioso y lo que apestaba a doble bogey se convirtió en un par con sabor a dos orejas y rabo. Fue el punto de inflexión. Desde ahí, cornetas y tambores para una marcha imperial que completó con 30 golpes en los segundos nueve hoyos.

Merece la pena recrearse. La secuencia da comienzo con un birdie dado en el 10 tras pegar un tirazo desde el tee. A menos de un metro. En el 11 vuelve a embocar un chip desde fuera de green. Más manitas. Más Pablo. Le siguen dos putts espléndidos de cuatro y cinco metros y medio en los hoyos 12 y 14 y una apuesta ‘clave’ en el 15. Saliendo del green, tras un buen par, Larrazábal y su caddie, Raúl Quirós, plantean uno de sus habituales juegos. Sobre la mesa: si acaba con un parcial de dos bajo par en los tres últimos hoyos, paga Raúl. Si lo hace con uno menos o peor, paga Pablo.

Fitzpatrick cree que el ‘método DeChambeau’ se burla del golf y éste lo pone en su sitio

El mini torneo a tres hoyos no empieza bien para Larrazábal. Se le escapa un putt de metro y medio para birdie muy franco en el hoyo 16. Necesita dos birdies para acabar. En el 17 firma el primero tras embocar un putt muy delicado, con doble caída, de un metro y medio, y en el 18 llega la apoteosis. Pega una buena salida y un espléndido hierro 4 al que apenas le falta un metro para quedarse al lado del hoyo para eagle. Lo impide el búnker. Se la traga. La sacada es una obra de arte. Made in Larrazábal. Más manitas. La mete por todo el centro para eagle y gana con creces la apuesta. Raúl paga feliz de la vida.

Falla el corte en el KPMG Women’s PGA por una penalidad por juego lento

Larrazábal (-8) ha rubricado la mejor vuelta del día en Wentworth (66 golpes) y se ha colocado en el top ten del torneo, a seis golpes del líder Tyrrell Hatton (-14) y cinco de la segunda plaza que comparten Victor Perez (-11) y Joachim B. Hansen (-11). Iguala su mejor resultado en este recorrido en 37 vueltas. El otro 66 lo hizo en la última ronda de 2017. Es además la primera vez en doce participaciones en el BMW PGA Championship que enlaza dos vueltas por debajo de 70 golpes. La posibilidad de victoria está en el horizonte, aunque parece muy difícil. Un buen objetivo intermedio podría ser mejorar su resultado más alto de siempre en este torneo, una séptima plaza en 2014.

Consulta aquí los resultados en vivo