Inicio Grandes Circuitos European Tour Sam Horsfield deja de ser sólo un atronador murmullo de casa club
Sam Horsfield estrena su palmarés en el European Tour al imponerse en el Hero Open

Sam Horsfield deja de ser sólo un atronador murmullo de casa club

Compartir
Sam Horsfield posa con el trofeo de campeón del Hero Open. (© Golffile | Thos Caffrey)

Sitúen la casa club donde ustedes quieran. Wentworth, Dubai, Valderrama, Club de Campo, Augusta National, Oakmont, Irlanda… Lo mismo da una que otra. Aquí y allá, antes o después, el nombre de Sam Horsfield (-18) se colaba en alguna conversación y la conclusión siempre era la misma: «Cuidado, este tío es muy bueno, es otro nivel». Lo decían caddies y jugadores a partes iguales. Hoy ese murmullo atronador se ha terminado de confirmar con su victoria en el Hero Open con un golpe de ventaja sobre Thomas Detry y cuatro sobre Alexander Bjork, Chris Paisley y Oliver Farr. Es la primera victoria en el European Tour de un joven talento de 23 años carne de Ryder Cup y de top 50 del mundo. Una estrella en ciernes.

Firma 61 golpes tras una llamada de ‘face time’ que le abrió los ojos

Horsfield lo tiene todo para codearse con los mejores del mundo. Le pega muy duro y muy largo, tiene un juego corto de mucha calidad y su putt es demoledor. Se le van cayendo los birdies de los bolsillos, hasta el punto de que los hace incluso cuando no está muy fino. Sus primeros nueve hoyos hoy, por ejemplo, no han sido ningún espectáculo de tee a green. Más bien le ha costado estar en calle y ponerla cerca de bandera y aún así marchaba tres bajo par al tee del 10 como líder sólido. Cuando se engrasa, mejor apartarse, sale la bestia y aparecen esas rondas bajísimas como el 61 de la semana pasada en el British Masters o el 59 y 58 que se hizo durante el confinamiento en Florida.

Horsfield pulveriza récords con un 59 en el Streamsong Black de Florida

Horsfield tiene muchas virtudes, pero seguramente en la que coinciden todos los que han jugado con él es en la valentía. «Los tiene bien puestos», aseguran en conversaciones más o menos informales los que pegan bolas con él en el campo de prácticas. Hoy lo ha demostrado en el hoyo 17 (par 5). Su segundo golpe es un prodigio de determinación y arrojo. Ha pegado una madera 5 con la bola no perfectamente colocada en la calle, sino sobre una medio chuleta, abriendo, con el agua a la derecha… Buscando el trapo. Sin miedo. Ha sido un tirazo jugándose el torneo. En ese momento estaba empatado con Thomas Detry y necesitaba como mínimo un birdie para evitar el desempate. Su bola ha botado a dos metros de la bandera y ha terminado por poco fuera de green, perfectamente situada en una zona pelada desde la que ha hecho dos putts fáciles. Birdie y victoria rematada con un buen par en el hoyo 18, un par 3 exigente. Ha hecho dos buenos putts desde lejos.

La ‘mayoría de edad’ de Sebas es mucho más que una anécdota

Horsfield ha demostrado hoy que es un jugador ganador y habrá que seguirlo de cerca para comprobar hasta dónde llega y cómo de bien o mal amueblada tiene la cabeza. Ya saben que en el deporte de máximo nivel cuenta tanto o más la capacidad psicológica que la física o la habilidad. Queda por ver cómo digiere el éxito y dónde coloca el listón de su ambición por ganar y ser cada día mejor. Ahora mismo, ese parece ser su único techo.

Putt corto muy doloroso fallado por Thomas Detry en el hoyo 18

Quién aún debe demostrar que es un ganador es Thomas Detry (-17). El golfista belga tiene uno de los swings más elegantes del circuito y es capaz de jugar al golf como los ángeles. Tiene un potencial infinito, puede pegar un golpazo tras otro, pero de momento tiende a arrugarse en los momentos definitivos. Ojo, esto también se aprende y seguro que estará en ello. Debe evolucionar. Hoy ha sido duro ver cómo fallaba un putt de poco más de medio metro para par en el 18. Habría puesto el -18 en la casa club y podría haber cambiado la película, forzando un poco más a Horsfield que venía por detrás.

Segundo top ten en tres torneos para Sebastián García Rodríguez

En cuanto a los españoles, Sebastián García Rodríguez (-11) salía con opciones de victoria después de unos primeros 36 hoyos espectaculares en el Forest of Arden Marriott Hotel Country Club, un campo que se ha revelado como un gran test de golf. El madrileño no ha llegado a meterse de verdad en la pelea este domingo. El bogey inicial en el hoyo 2 no ayudaba nada y después le costaba encontrar el primer birdie hasta el 7. No ha conseguido tener la fluidez de los primeros días y sólo ha podido hacer 73 golpes.

Un respiro para la burbuja y una buena noticia para Valderrama

En cualquier caso, remata la semana con un valioso décimo puesto. Es su segundo top ten en el European Tour desde que regresó la competición. Dos top 10 en tres intentos. No está mal. Y sobre todo es una semana más para aprender y sacar conclusiones. Curiosamente, con Sebas ocurre algo parecido como con Horsfield. Es un murmullo atronador en la casa club. No hay quien no destaque no enorme talento. Ahora queda canalizarlo para explotarlo y sacarle el mejor rendimiento. En ello está el jugador de El Robledal y cada vez lo hace mejor.

Por supuesto, hay que destacar también el final de Miguel Ángel Jiménez en su torneo récord 707. Ha hecho una ronda de PAR y ha terminado en el puesto 34º, el segundo mejor español después de Sebastián. Ha sido una pena que el putt se le haya enfriado en las dos últimas rondas, pero que le quiten lo bailao al malagueño en su semana grande.

Consulta aquí los resultados finales