Inicio Grandes Circuitos European Tour Sergio no cae en la tentación de lamentarse por su mala suerte

Sergio no cae en la tentación de lamentarse por su mala suerte

Compartir
Sergio García esta semana en Dubai. © Golffile | Fran Caffrey
Sergio García esta semana en Dubai. © Golffile | Fran Caffrey

Hoyo 13. Sergio García (-1) patea para birdie desde el collarín y su resultado acumulado no viene sobrado, así que empieza a ser urgente acercarse un poquito a la zona caliente de la tabla. Su bola avanza pausadamente hacia el hoyo y, en el último momento, cuando parece que va a entrar, no sólo se frena, sino que incluso retrocede y se queda asomada. De Expediente X.

Arnaus, dispuesto a recoger un testigo que pesa mucho

Hoyo 18. Si antes era urgente, ahora lo es mucho más, pues estamos en el último hoyo de la segunda ronda y el español está -1, algo retrasado respecto a los mejores. Pega un magnífico tercer tiro en este par 5 y la bola, plena de control, rebota en el mástil de la bandera después de picar al lado del hoyo, y se aleja inmisericorde.

¿Mala suerte? Seguro que sí. Muy mala suerte.

Receta Otaegui: separar los grandes objetivos de las expectativas en competición

Sin embargo, el de Borriol no ha caído en la tentación de lamentarse por estos azarosos lances. En su memoria, por ejemplo, estaba lo ocurrido un día antes en ese mismo hoyo 18, cuando su bola rebotaba en el murete de piedra después de un mal disparo y todavía se dejaba una oportunidad de hacer el birdie, como así sucedería. Hoy, en el green, lo comentaba con sus compañeros, Danny Willett y Shane Lowry, y los tres se reían abiertamente: “chicos, ayer pegué un tiro muy malo, casi me voy al agua y terminé haciendo birdie y hoy he pegado uno buenísimo y casi termino en el agua”.

Nacho Elvira se quita un peso de encima más de tres años después

Carambolas al margen (el golf es el más imprevisible de los deportes), la cruda realidad que se le ha clavado a Sergio como una daga ha sido la de su mal juego. Así, sin paños calientes. “En el 14, por ejemplo, he pegado una salida horrorosa a la izquierda y se me ha quedado jugable entre dos arbustos, así que no me puedo quejar mucho”. No se ha sentido cómodo casi en ningún momento, ni siquiera cuando marchaba dos abajo en el día después de los seis primeros hoyos y parecía estar metiéndose en el meollo del torneo.

Pepperell le debe parte de su liderato a Westwood y Fleetwood

Ahora, sus opciones de triunfo han quedado menguadas, aunque no aniquiladas. Saldrá el sábado junto a Justin Harding a siete golpes de la cabeza. Todo, obviamente, pasa por realizar una tercera vuelta memorable en la jornada que se espera menos movida en lo que se refiere al viento (el domingo, por el contrario, las previsiones siguen avisando de rachas que superarán de largo los 50 kilómetros por hora).

Consulta aquí los resultados en directo