Inicio Grandes Circuitos European Tour Serial: Un señor destrozo en el jardín particular del Rey

Serial: Un señor destrozo en el jardín particular del Rey

Compartir
Alejandro Cañizares. © Thos Caffrey | Golffile

Esta es la crónica de un destrozo. De un derribo. De una avalancha de golf que acabó con la victoria de Alejandro Cañizares en el Trofeo Hassan II de 2014. European Tour. Corría el domingo 16 de marzo cuando el madrileño de nacimiento y andaluz de adopción se enfundó en el cinto la daga de campeón en Agadir.

Aquello fue un terremoto de golf. Sólo así se puede explicar que el muchacho, a falta del hoyo 72, llevara nada menos que siete golpes de ventaja sobre el segundo. Cierto es que el remate acabó como el rosario de la aurora a causa de la madre de todas las chuletas y una mala suerte estratosférica. En aquel caso hubo que hablar de la mala suerte del campeón. La bola se le quedó injugable a la entrada de green. Si eso mismo le sucede con un solo golpe de margen habría sido como para creer en las meigas.

Sea como fuere, el trabajo ya estaba hecho. El laurel se lo había ganado ya con un juego de tiralíneas durante toda la semana. Una exhibición descomunal con vueltas de 62, 68, 69 y 70. Aquel triunfo le permitió meterse entre los 100 mejores del ranking mundial y se puso como objetivo la Ryder Cup. Sin embargo, no tuvo mucha suerte con las lesiones.

Por cierto, aquella semana Rafa Cabrera Bello terminaría quinto y Jorge Campillo finalizó undécimo. El extremeño ganaría el torneo cinco años después, aunque eso sí fue en otro campo. No en los jardines del palacio de verano de la familia real de Marruecos, sino en el Royal Golf Dar es Salam.

Aquel triunfo de Cañizares lo vivimos in situ en Ten Golf por mediación de David Durán. Aquí repasamos cómo lo contamos desde todos los ángulos:

CRÓNICA: Cañizares: asoma un gran campeón

Declaraciones: «Espero que sea el primer paso del resto de mi carrera»

La victoria de Cañi, en cifras

VÍDEO: Así lo vivió Íñigo Urquizu desde la bolsa

Entrevista exclusiva con Alejandro Cañizares tras su victoria