Inicio Grandes Circuitos European Tour Un ciclón llamado Adrián arrasa en el Scottish Championship
Otaegui logra su tercera victoria en el European Tour con una exhibición majestuosa

Un ciclón llamado Adrián arrasa en el Scottish Championship

Compartir
Adrián Otaegui posa con el trofeo de ganador del Scottish Championship. © Golffile | Phil Inglis
Adrián Otaegui posa con el trofeo de ganador del Scottish Championship. © Golffile | Phil Inglis

Adrián Otaegui (-23) ha realizado este domingo en St Andrews una portentosa exhibición de golf para ganar el Scottish Championship. Victoria incontestable. Inapelable. Un ciclón que se ha llevado por delante a todos y cada uno de los rivales que han tratado de hacerle sombra. Ha vencido con cuatro golpes de ventaja sobre Matt Wallace y seis sobre Aaron Rai.

Otaegui ha estado majestuoso. No es nada fácil ver este tipo de despliegues en una última jornada, saliendo en el partido estelar y con la presión del triunfo sobre las espaldas. Ha sido un clinic de principio a fin. Arrancaba con birdie en el hoyo 1 y terminaba con diez birdies en su cuenta para una vuelta extraordinaria de 63 golpes. Matt Wallace, que salía con cuatro de ventaja sobre el español, y Garrick Porteous, que tenía uno menos, no han tenido capacidad de respuesta. Se han encontrado hoy con un ser superior que les ha arrasado en todos los aspectos del juego.

«Sé que algún día voy a ganar un torneo ‘stroke play'»

Adrián ha estado brillantísimo desde el tee y, sobre todo, ha pateado como los auténticos ángeles. Ha enchufado putts de todos los colores, desde muy lejos, como en el 1 o en el 13, con distancias superiores a los diez metros, pero metiendo también esos cruciales en una vuelta de entre tres y cinco metros como en el 5, 7, 9 o 12. Por si fuera poco, ha completado la exhibición con varios hierrazos soberbios como en el 8, 11 y 15. De todos ellos, el más importante ha sido en el 11, par 3. Ha estado a punto de hacer hoyo en uno después de cometer el primer y único bogey del día. Era su declaraciones de intenciones. Este torneo es mío y de nadie más.

El Pirata descubre un botín en dos pequeños ajustes en el putt

Wallace ha tenido un mal día. No se ha terminado de encontrar a gusto, muy fallón desde el tee en los primeros hoyos y, además, Otaegui no le ha dado opción de reengancharse. Cuando el inglés ha querido despertar, ya tenía subido a su chepa al español. Porteous ha aguantado más el órdago de Adrián, pero también ha tenido que claudicar al comprobar que hoy era imposible meterle mano a un jugador que ha estado muy cerca de rubricar una vuelta perfecta. Saltaba definitivamente por los aires con doble bogey en el 16.

Un dato que refleja la exhibición de Adrián hoy y durante toda la semana (hizo 62 golpes el jueves, la mejor vuelta de su carrera) es que durante los cuatro días ha hecho birdie a todos los hoyos del Fairmont St Andrews a excepción del 16, que ha resuelto con cuatro pares. Sólo ha hecho seis bogeys en 72 hoyos y su parcial en los pares 4 ha sido de 16 bajo par. Estratosférico.

Otaegui asalta el liderato en Escocia con la mejor vuelta de su vida

Un birdie en el hoyo 15 lo colocaba con cuatro golpes de ventaja a falta de tres hoyos. Fue el tiro de gracia. Ahí sí se vio ganador. El viento ha cambiado hoy domingo en el Fairmont St Andrews y los últimos hoyos no estaban tan difíciles. Ha podido controlar aún más la situación, sacando un par de mucho mérito en el 16, con un gran approach desde fuera de green, y resolviendo con comodidad los dos últimos compromisos. No es el Old Course, pero Otaegui ya puede presumir de haber ganado un torneo de golf con un plácido paseo por St Andrews. Es un lujo que no está al alcance de muchos.

Es la tercera victoria de Adrián Otaegui en el European Tour, pero no es una más. Tiene un componente muy especial al tratarse de la primera que consigue en la modalidad ‘stroke play’. Hasta el momento había ganado el Paul Lawrie Match Play en 2017 y el Belgian Knockout en 2018. Ya lo decía el pasado viernes a modo de presagio: «sé que voy a ganar un torneo ‘stroke play'». Apenas dos días después ha cumplido su valiente y decidida profecía. Quizá pueda parecer algo esotérico o ventajista el comentario, pero esta semana a Adrián le brillaban los ojos de una manera especial.

Hoy Otaegui se ha puesta el disfraz de Barbanegra, el pirata más temido de todos los tiempos.

Consulta aquí los resultados finales

Podcast exprés: Una charla de cuarentena con el Pirata Otaegui

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here