Inicio Grandes Circuitos European Tour Veerman se estrena en Praga ‘tumbando’ a Stenson y Pulkkanen

Veerman se estrena en Praga ‘tumbando’ a Stenson y Pulkkanen

Compartir
Johannes Veerman, ganador del D+D Real Czech Masters © European Tour
Johannes Veerman, ganador del D+D Real Czech Masters © European Tour

El estadounidense Johannes Veerman (-15) ha hecho buena la tradición estrenando su palmarés como ganador del European Tour en el D+D Real Czech Masters. A los 29 años de edad, el potente y espigado golfista de Sugar Land, Texas, que hizo carrera en Asia antes de dar el salto al Viejo Continente, ha confirmado las buenas sensaciones que venía mostrando estas dos últimas temporadas imponiéndose con determinación en un apretado final al sueco Henrik Stenson (-12) y al finlandés Tapio Pulkkanen (-13), con los que compartía el partido estelar del domingo.

De padre holandés y madre indonesia, Veerman ya peleó por su primer triunfo hace poco más de un mes, en el Dubai Duty Free Irish Open, en el que terminó tercero logrando una exención para disputar el The Open Championship, aunque su acceso al círculo de ganadores del circuito parecía claro que era sólo cuestión de tiempo. Con ocho resultados entre los 10 primeros en 58 torneos y un crecimiento constante en todas las clasificaciones, a Johannes sólo le faltaba un domingo redondo para cerrar el círculo, que ha terminado llegando en el Albatross Golf Resort de Praga.

No le importó al estadounidense comenzar el día con dos golpes de desventaja respecto a Pulkkanen. Ni siquiera cometer un bogey en su segundo hoyo el día, que parecía ponerle muy cuesta arriba las cosas. Con un gran juego de tee a green, aprovechando su potencia con el driver y un gran manejo de los hierros, poco a poco fue reenganchándose a la pelea con birdies al 4 y al 6, y una serie de dos birdies seguidos más, en los pares cinco del 9 y el 10, que llegaron a ponerle líder en solitario, aprovechando dos bogeys en tres hoyos del finlandés.

Aunque los momentos clave de su ronda llegaron en el 12 y el 14, especialmente. En el par cuatro del 11, después de quedarse corto chipeando, había cometido un bogey que situaba hasta cuatro jugadores empatados en los más alto de la clasificación, con Sean Croker (-13), del penúltimo partido del día, como invitado especial. Pero su reacción fue extraordinaria: green de dos golpes en el par cinco del 12, para birdie después de patear para eagle, y recuperación mágica desde el rough en el 14 para salvar el par (un golpe a lo Tiger Woods, como él mismo confesó tras el torneo).

En ese tramo del recorrido, Croker se había caído de una pelea por su desacierto en los greenes, mientras que se había metido Stenson con un putt para birdie impresionante desde 15 metros en el 13. Pero el sueco, en su afán por convencer a Harrington para que cuente con él en el equipo europeo de la Ryder, terminó fallando donde menos se esperaba. Aparcando el driver en su bolsa, un palo con el que no termina de entenderse, Henrik había resistido en la pelea a base de ‘maderazos’ y buenos putts, logrando compensar una desventaja de 40-50 yardas desde el tee, en especial en los pares cinco.

Sin embargo, en el par tres del 16, donde supuestamente podía asestar el golpe definitivo al torneo, se quedó corto con el hierro y terminó con su bola en el lago, fuera de una disputa que en ese momento lideraba por un golpe Pulkkanen tras un approach maravilloso en el 15 que a punto estuvo de embocar desde la calle. El fallo del sueco lo descentró por completo hasta caer a la cuarta posición empatado junto a Paul Peterson (-12). Le quedan por delante Suiza, Italia e Inglaterra para seguir mostrando una mejoría que le permita tener sitio en el avión a Whistling Straits de finales de noviembre.

El torneo quedó por tanto reducido a un mano a mano entre Pulkkanen y Veerman en el que al estadounidense le bastó con hacer pares y esperar el fallo de su rival para llevarse el triunfo. Al finlandés le pudo la presión y falló las dos calles, del 17 y el 18, ambas saliendo con hierro y errando a cada lado. Un bogey en el penúltimo hoyo del día hizo que jugará la última bandera empatado con 15 bajo par. Y después de fallar de nuevo su salida y mandar la bola una zona de hierba alta, arriesgó buscando el golpe ganador y acabó en el agua.

Johannes, que jugaba después, sólo tuvo que llevar su bola al centro de green y hacer dos putts en los dos últimos hoyos para ganar el torneo y dar un paso de gigante en el circuito. Desde ya mejora su categoría, teniendo acceso a todos los torneos del European Tour, se mete en la final de Dubai, escala hasta el puesto 29º de la Race, se embolsa más de 150.000 euros, se acerca ya al top 100 del ranking mundial por primera vez en su carrera (estará alrededor del puesto 105) y, sobre todo, demuestra que tiene juego suficiente para ganar torneos y, por qué no, soñar con llegar algún día al PGA Tour y competir en su país.

Final de torneo agridulce para los españoles

Después de las dificultades que encontraron ayer en el Albatross Golf Resort de Praga, los tres españoles que lograron pasar el corte partían este domingo sin opciones de pelear por los primeros puestos. Y aunque se marchan de la República Checa sin lograr lo que iban a buscar, al menos tienen el consuelo de haber recuperado alguna posición en la Race to Dubai.

A quien más le sirve es a Adri Arnaus (+3), que se despidió de un torneo en el que fue segundo en 2019 firmando su mejor tarjeta de la semana, un 68 con cinco birdies en sus 11 últimos hoyos para escalar varias posiciones en la clasificación y mejorar en dos puestos en la proyección su situación en la general del circuito, en la que pasaría de 75º lugar al 73º.

Emilio Cuartero Blanco (+3), con 74 golpes hoy, apenas mejorará un par de puestos para ponerse 250º de la Race, lejos de las tarjetas. Mientras que Pep Anglés (-1), con 73 impactos este domingo en Chequia, mejoraría también dos puestos para ser 165º y dejarse trabajo por delante en las próximas citas hacia su objetivo de estar entre los 115 mejores al final de la temporada.

Consulta aquí los resultados del torneo