Inicio Grandes Circuitos European Tour El imberbe Hojgaard hará famoso al Afrasia por mucho tiempo

El imberbe Hojgaard hará famoso al Afrasia por mucho tiempo

Compartir
Rasmus Hojgaard, ganador del Afrasia Bank Mauritius Open. © Golffile | Shannon Naidoo
Rasmus Hojgaard, ganador del Afrasia Bank Mauritius Open. © Golffile | Shannon Naidoo

Pues a lo tonto a lo tonto, como quien no quiere la cosa, a lo mejor nos estamos acordando de este Afrasia Bank Mauritius Open durante mucho tiempo, puesto que lo ha ganado un imberbe danés de 18 años y nueve meses ‘pelaos’, Rasmus Hojgaard (-19) que tiene una pinta de extraordinario jugador.

La tiene, en primer lugar, claro, porque ha sido capaz de ganar un torneo del circuito europeo con semejante edad y en el quinto intento (jugó tres todavía como amateur en los años 2017 y 2018), cuando ni siquiera ha cumplido un solo año como profesional. Y en segundo lugar, por la manera de ganar hoy en el Heritage Golf Club de Mauricio, que nos lo dibuja como un jugador con hechuras de gran campeón y cabeza privilegiada. Basta con fijarse en que este domingo salía con opciones de triunfo y no sólo no se ha arrugado, sino que las ha hecho buenas. Basta también con ver que necesitaba el birdie en el hoyo 72 para salir a un desempate y lo hacía sin despeinarse. Y basta asimismo con analizar los tres hoyos de play off que ha necesitado para eliminar a Renato Paratore y Antoine Rozner, pateando para eagle dos veces en el par 5 del 18 y alzándose con la victoria, en efecto, con un eagle poderoso e inmaculado. Anda que el muchacho estaba temblando. ¿Será la pura inconsciencia de la edad? Algo de ello hay, qué duda cabe, pero este matiz sólo es la punta del iceberg, si se quiere.

Tenso e interesante duelo de novatos en Mauricio

El asunto, además, es que Rasmus viene con sorpresa. Su hermano gemelo, Nicolai, fue el primer en golpear sobre la mesa (ambos se hacían profesionales a comienzos de 2019, antes de cumplir los 18 años en marzo): todavía permanecen frescas en la memoria las imágenes de Nicolai luchando por la victoria con Sergio García y Matt Wallace en el pasado KLM holandés, en septiembre, para acabar segundo en solitario, a un solo golpe del español. Nicolai fue más consistente en los resultados en la etapa amateur de ambos, aunque Rasmus era más ganador y, en la pasada Final de la Escuela, Rasmus obtenía sin problemas los derechos de juego del European Tour, mientras que Nicolai se quedaba a las puertas después de una gris última ronda. Sea como sea, ya se ve que estos dos nórdicos tienen mucha tela que cortar.

Rasmus no es ni de cerca el más joven ganador en la historia del circuito europeo (los 17 años y 188 días que tenía Matteo Manassero cuando ganó por primera vez permanecen como marca imbatible), ni falta que hace. Aquí hay una estrella en ciernes y no hay más que hablar, aunque la senda de los precoces no sea tan sencilla como los casos de Sergio García o Rory McIlroy puedan a veces hacernos pensar. Más bien todo lo contrario. Pero, para qué nos vamos a engañar: tampoco cuesta tanto imaginarse a los dos hermanos formando un poderoso fourball en una Ryder venidera, quién sabe, quizá la de 2022…

La historia del eagle que GFC ha hecho y en el fondo no quería hacer

Hace tiempo que Dinamarca se ha ganado el predicamento en el mundo del golf profesional. Ahí están los nombres de los Tinning, Hansen (Anders y Soren), Olesen y, sobre todo, Bjorn, para confirmarlo. Pero quede claro que hasta la fecha tan solo diez daneses habían ganado al menos un torneo del circuito europeo y que Rasmus Hojgaard, sin comerlo ni beberlo, ya tiene la mitad de triunfos que Lucas Bjerregaard (2), uno de los últimos productos selectos de la factoría danesa.

Gonzalo Fernández Castaño (-8) se erigía finalmente como el mejor de los tres españoles presentes en el fin de semana, con una última vuelta de 68 golpes. Un gran resultado final antes de su ‘break’ competitivo (reaparecerá en unos meses, en busca de un reseteo profundo), que podía haber sido muchísimo mejor, pues el madrileño firmaba un terrible triple bogey en el hoyo 17 cuando ya casi tenía hecho un vueltón. Carlos Pigem (-7) y Sebastián García Rodríguez (-7) cerraban con vueltas de 71 y 72 golpes, insuficientes para la remontada en un campo que ha seguido concediendo muy buenos registros.

Consulta aquí los resultados del Afrasia Bank Mauritius Open