Inicio Grandes Circuitos PGA Tour 201 días que deberían ser estudiados por la genética… o por Iker...
Cinco de los candidatos hoy a la victoria nacieron entre el 7 de abril y el 25 de octubre del 93

201 días que deberían ser estudiados por la genética… o por Iker Jiménez

Compartir
Jordan Spieth, en el Charles Schwab Challenge. (Photo by Tom Pennington/Getty Images)

– ¿Qué pasó entre el 7 de abril y el 25 de octubre de 1993? Algún día la ciencia debería meterle mano a este asunto, ya sean las de ensayo y error y análisis comparado o las ocultas. Lo mismo da. Pero alguien tendrá que buscar alguna explicación a esta revolución genética aplicada al golf que se produjo en esos 201 días. Lo que allí ocurrió es asombroso y la clasificación del Charles Schwab Challenge a falta de 18 hoyos es la mejor demostración.

CRÓNICA: Combate de jugones para hacer historia en Colonial

Llevamos tiempo hablando de esa fabulosa generación del 93, pero ha sido el Colonial Country Club esta semana el que nos la ha metido por los ojos. De los 14 jugadores que están separados por tres golpes, más de un tercio nacieron en ese intervalo de poco más de seis meses. A saber, por orden cronológico:

– Daniel Berger (-11) (7 de abril de 1993)

– Justin Thomas (-12) (29 de abril de 1993)

– Jordan Spieth (-12) (27 de julio de 1993)

– Bryson DeChambeau (-10) (16 de septiembre de 1993)

– Xander Schauffele (-13) (25 de octubre de 1993)

De Berger a Schauffele pasaron poco más de 200 días en los que han nacido cinco ganadores del PGA Tour, dos campeones de Majors (de momento), dos Números 1 del mundo (de momento) y dos campeones de la FedEx Cup (de momento). Entre todos ellos suman 40 victorias en todos los circuitos y el mayor apenas tiene 27 años.

Rafa se queda con el sabor agridulce de una remontada a medias

Con el permiso de los demás, muy buenos todos, faltaría más, este domingo en Colonial también podría llamarse la ‘Batalla del 93’ o la ‘Guerra de los 201 días’. Veremos si alguno de ellos consigue llevarse la victoria.

El ‘pique’ entre Justin Thomas y Jordan Spieth

– De los cinco del 93, que bien podría llamarse la Quinta de Spieth, que fue el primero que empezó a ganar, o de la de DeChambeau, por aquello de que ahora mismo les puede a todos con su físico, el ‘pique’ más encendido es entre Spieth y Thomas. Ambos tienen un palmarés muy parecido. De hecho, si ganara Jordan este domingo se convertiría en el cuarto jugador que llega a las 12 victorias en el PGA Tour con 27 años. Los otros tres son Jack Nicklaus, Tiger Woods y, claro, Justin Thomas.

Schauffele firma una de las recuperaciones del año desde un huevo frito (VÍDEO)

Xander Schauffele asegura que se encuentra cómodo jugando sin público. «Creo que no genera en mí mucho efecto. Soy tranquilo, algo tímido y que no haya aficionados no es algo que me vuelva loco. Me recuerda a los torneos amateurs». Veremos si precisamente la ausencia de espectadores le permite romper con una fea estadística que lo acompaña: las tres veces anteriores que salió como líder en el PGA Tour no logró ganar. Y eso que tiene cuatro victorias, pero todas fueron remontando. El traje dominical de líder no le ha sentado nada bien por ahora.

Justin Thomas busca ser el primer jugador que gana tres torneos esta temporada, mientras Spieth persigue su primer triunfo desde el Open de 2017 y Varner III podría convertirse en el octavo afroamericano en ganar en el circuito americano.

La premonición de Patrick Reed hace seis años, a tiro

– Patrick Reed tiene por delante un doble objetivo de los que motiva muchísimo al campeón del Masters 2018. Uno, por supuesto, es ganar y otro es lo que se derivaría de ello. Se colocaría en el top 5 del ranking mundial, con lo que al fin se haría realidad aquella premonición que pronunció tras ganar el WGC Cadillac Championship en Miami hace seis años.

– Se ha hablado mucho del peso que ha ganado DeChambeau en la cuarentena. Han sido casi diez kilos y ahora está en unos 110. Sus camisetas han subido dos tallas. Ha pasado de la M a la XL. Pero quizá lo más llamativo es su driver. Ha pasado a jugar con uno de 5,5 grados, bajísimo. Asegura que se debe a que ahora, con sus nuevos bíceps, la bola le sale con mucho efecto y apenas le rodaba en la calle. Siempre investigando, siempre estudiando, siempre yendo un paso más allá.

– La pregunta del millón antes de la última ronda es qué versión de Rory McIlroy nos encontraremos hoy en Colonial: la exuberante del viernes o la mustia del sábado. Si es la primera ya tenemos ganador. Seguramente, todo va a depender de lo que ocurra en los dos primeros putts del día.

Sigue aquí los resultados en vivo

2 COMENTARIOS

Comments are closed.