Inicio Grandes Circuitos PGA Tour El Bueno, el Feo y el Malo: duelo a tres bandas por...
Crónica de la tercera jornada del TOUR Championship

El Bueno, el Feo y el Malo: duelo a tres bandas por quince millones de dólares

Compartir
Jon Rahm y Patrick Cantlay durante la tercera ronda en East Lake Golf Club. © Golffile | Scott Halleran
Jon Rahm y Patrick Cantlay durante la tercera ronda en East Lake Golf Club. © Golffile | Scott Halleran

Patrick Cantlay (-20) se aferra al liderato del Tour Championship una vez finalizada la tercera jornada. Cada vez tiene más cerca el cheque de los quince millones de dólares, pero ni siquiera podría decirse todavía que lo ande rozando con la punta de los dedos. Ni mucho menos. Queda demasiada tela por cortar en el legendario recorrido del East Lake Golf Club, un campo verdaderamente a la altura de la talla del torneo.

Es razonable, eso sí, ponerse de acuerdo en que quedan sólo tres candidatos. El primero y principal es Cantlay, obviamente. Otro es, por supuesto, Jon Rahm (-18), que hoy firmaba una vuelta de 68 golpes y sigue al acecho. Y el tercero es Justin Thomas (-15), que ha entregado el mejor registro de la jornada, justo lo que necesitaba para darse una oportunidad postrera, en vista de la solidez y lucidez mostrada hasta el momento por el californiano de mármol y el español.

Todo lo que no sea un triunfo de alguno de estos tres pistoleros sería una sorpresa morrocotuda. Se citan El Bueno, el Feo y el Malo, como en la mítica secuencia final del film de Leone y al son de la legendaria partitura de Morricone, si no es mucho pedir… Y que cada cual asigne los papeles de bueno, feo y malo a Cantlay, Rahm y Thomas como buenamente quiera y pueda. Lo que sí está claro es que Thomas dispone de menos munición, pues parte con cinco golpes de desventaja respecto al líder. Se citan, por cierto, por algo más que un puñado de dólares.

El resto de aspirantes tendrían que hacer una vuelta muy baja mañana y además esperar a que ninguno de estos tres tuviera un día decente. Demasiados planetas los que tienen que alinearse, aunque ya sabemos que todo es posible cuando hay catorce palos y una bola por medio.

Jon ha jugado hoy en modo US Open. Muy inteligente. Vivo y despierto. Muy concentrado y tomando siempre las decisiones correctas. Aguantando primero el rodillo en los greenes de su compañero de partido, Cantlay, y aprovechando después sus debilidades para arrimarse, cuando al fin comenzó a no enchufarlo todo y a fallar un poco más de la cuenta de tee a green. El español ha estado fantástico desde el tee, un punto clave en East Lake para evitar que el día se haga largo y tenebroso, y ha sorteado en todo momento los grandes errores. Muy serio. No en vano, con el resultado neto del torneo en la mano, dejando a un lado los ajustes propios de esta final, él sigue siendo el mejor con un acumulado real de -12.

Sea como sea, Jon parte de nuevo en estos play offs de la Fedex, y por lo tanto por tercera semana consecutiva, con claras opciones de victoria en la última jornada. Si en España no aprendemos de verdad a valorar semejante tesoro deportivo, a tasarlo como realmente merece, es que definitivamente nos hemos vuelto todos locos.

Consulta aquí los resultados en directo