Inicio Grandes Circuitos PGA Tour “Ahora sí me veo jugando hasta los 52 años”

“Ahora sí me veo jugando hasta los 52 años”

Compartir
Tiger Woods posa con el trofeo de campeón del ZOZO Championship.

Tiger Woods se lleva del ZOZO Championship de Japón alguna cosa aún más valiosa que el fabuloso récord de 82 victorias en el PGA Tour. Igualar a Sam Snead era uno de sus objetivos principales en los últimos tiempos, pero lo que ha sentido en su cuerpo esta semana es mucho más importante y decisivo para su futuro a corto y medio plazo que la propia marca.

Tiger tenía muchos motivos para sonreír después de levantar el trofeo de campeón en el Accordia Golf Narashino Country Club. Para empezar, ha comprobado a las primeras de cambio que la última intervención en su rodilla izquierda ha sido un éxito. No sólo porque le ha reducido las molestias, sino porque le permite hacer el swing más liberado, como a él le gusta.

“Antes, la tensión que tenía en la rodilla no me permitía rotar de manera correcta y esto ponía mucho estrés en la parte baja de mi espalda. Lo sé desde hace tiempo. La idea, de hecho, era operarme después del Hero World Challenge del año pasado, en diciembre, pero decidí posponerlo porque quería jugar en Torrey Pines”, explica. La baja ha sido de casi dos meses y si hubiera pasado por el quirófano en diciembre no habría podido estar en enero en el Farmers Insurance Open.

CRÓNICA: 82 VECES TIGER WOODS

Una vez tomada esa primera decisión, el propio calendario de la temporada, los Grandes tan seguidos y la FedEx Cup, impidieron a Woods encontrar el momento oportuno para someterse a esta necesaria intervención. Por este motivo, se le ha podido ver durante las semanas de verano, especialmente después del Masters de Augusta, que físicamente no terminaba de estar al ciento por ciento. Se le veían muchos malos gestos y torneos que se le hacían muy largos.

Después de caer eliminado en los Playoffs de la FedEx Cup cerró su cita con el quirófano. Se sometió a la micro-intervención y el éxito ha sido absoluto. “Esta semana ha sido una magnífica señal para el futuro. Ahora sí me veo jugando hasta los 52 años. Si me lo hubieras preguntado hace dos años te habría dicho que no, pero ahora mismo sí”, aseguró cuando se le preguntó por la edad de Sam Snead cuando alcanzó las 82 victorias. Y añadió: “desde el punto de vista del swing, la velocidad está volviendo y me duele menos la espalda. Me sigue molestando, pero mucho menos. Estoy siendo capaz de rotar mejor y eso es muy importante. El futuro lo veo brillante”. Se puede decir que Tiger ha vuelto más fuerte, seguro y confiado que nunca. 

VÍDEO: El histórico putt de Tiger Woods para igualar a Sam Snead

La otra parte muy positiva de la semana ha sido el putter. Hacía tiempo que Woods no se encontraba tan cómodo en los greenes. “Todo es una cuestión de la posición delante de la bola. Me lo recordé a principios de la semana. Tengo que adelantar las manos. Sé que ahí está la clave, pero muchas veces se me olvida y me lo tengo que recordar. He metido muchos putts y ha sido lo más importante para ganar junto a que no he cometido errores graves”, apunta.

Tiger Woods es un deportista que se va alimentando de desafíos. Ha reconocido que esta semana ha sido muy exigente desde el punto de vista mental y está muy orgulloso de cómo ha podido lidiar con cinco días seguidos al frente de un torneo. Sin embargo, su cabeza no para y ya tiene fijado su próximo objetivo. Se llama Juegos Olímpicos: “quiero estar en los Juegos de Tokio y espero clasificarme. Tengo muchos amigos que han estado en unos Juegos y aseguran que es una experiencia única. Quiero vivirla. Será un honor competir por mi país por una medalla de oro. Quiero hacerlo y mucho más con 44 años, ya que no sé si podré estar en alguno más en el futuro”, explicó.

El divertido guiño del Tiger jugador al Tiger capitán para la Presidents

En cuanto a la semana y el récord, Tiger se mostró especialmente orgulloso de haberlo conseguido fuera de Estados Unidos. “Siempre he sido un jugador global, por lo que me parece bonito e irónico que haya igualado a Sam Snead jugando en Japón. La primera vez que me planteé llegar a esta cifra fue cuando alcancé las 50 victorias en mi carrera. Después, con las lesiones, me lo quité de la cabeza, pensé que no estaba a mi alcance. Tras la cuarta lesión de espalda y viendo mi nivel en los torneos volví a pensar que era posible. Es un gran logro. Estoy muy orgulloso y afortunado de la carrera que he tenido”, sentenció.