Inicio WGC WGC FedEX St. Jude Invitational Lo que faltaba: Koepka le encuentra al fin la gracia a los...

Lo que faltaba: Koepka le encuentra al fin la gracia a los campeonatos del mundo

Compartir
Brooks Koepka posa con el trofeo de ganador del WGC FedEx St. Jude Invitational. © Golffile | Ken Murray
Brooks Koepka posa con el trofeo de ganador del WGC FedEx St. Jude Invitational. © Golffile | Ken Murray

Brooks Koepka (-16) ha entregado el segundo mejor resultado del día (65 golpes y sin bogeys) saliendo en el partido estelar del domingo, para ganar con una suficiencia pasmosa su primer campeonato del mundo, el WGC FedEx St. Jude Invitational. Así que a partir de ahora, como en los Grandes, habrá que reservarle una plaza fija en los últimos partidos del domingo de estos torneos. Les ha encontrado la gracia y un lugar destacado en su particular escala de retos y motivaciones, le despiertan al fin el hambre de gloria. Malas noticias para el resto, porque al muchacho no le gusta ni repartir las migajas del pantagruélico festín.

Así lo vivimos en directo: Koepka conquista en Memphis su primer WGC

Hoy ha vuelto a dar otra sublime lección cuando se supone que la presión más aprieta. Definitivamente, este jugador eleva su nivel en la hora que separa a los niños de los hombres. Al fortachón de Florida no se le puede dar ni un minuto de respiro, ni un metro de ventaja. Hay que apretarle desde el inicio, llevarlo al límite por la vía de un golf excelso, casi inhumano (como hizo Dustin Johnson en la última ronda del PGA, aunque sin llegar a remontarle), porque de otro modo será él quien te coloque el collar y la correa. Rory McIlroy (-11), líder al inicio del día, ha sufrido en sus carnes hoy esta lenta e inexorable tortura.

La victoria de Koepka en el WGC FedEx St. Jude Invitational, en fotos

El nivel del norirlandés de tee a green ha sido incluso superior al del estadounidense por los primeros nueve del TPC Southwind, pero Rory tenía el día tonto con el putter y Brooks no perdona tales lagunas en el juego. Sencillamente, te machaca, te saca aún más de punto, agarra el bisturí y te practica, en vivo y sobre el terreno, una fría y minuciosa autopsia.

Jon Rahm durante la ronda final en el TPC Southwind. © Golffile | Ken Murray
Jon Rahm durante la ronda final en el TPC Southwind. © Golffile | Ken Murray

Jon Rahm (-9) venía desde más atrás, pero se le puede aplicar la misma regla de tres que a McIlroy. El español se ha merecido otro sobresaliente desde el tee y se ha hartado de cazar greenes en regulación, pero le ha faltado punch en los greenes. Más finura y don de la oportunidad con el putter en las manos. Ni más ni menos. Le ha faltado embocar ese putt de media distancia, en torno a los cinco metros, que lo arrimara más a la cabeza. La maldición del golf español sigue vigente en los WGC, pero sería estúpido ponerle este peso sobre los hombros al de Barrika, mucho menos cuando se cruza en tu camino el mejor Koepka. Jon no ha jugado hoy junto al estadounidense, pero la realidad sobre el campo es que era Koepka quien marcaba el ritmo. Así lo sentían todos los candidatos, así era de alargada su sombra. El vasco ha seguido un plan intachable, ha jugado una última jornada muy seria y bien llevada, pero hoy hacía falta mucho más, hoy casi era necesaria la perfección. Por los segundos nueve, además, ha pagado caras algunas imprecisiones, seguramente producto de las prisas, cuando veía que el líder se marchaba.

Puede que sepa a poco el séptimo puesto final de Rahm, pero es porque el 62 del jueves, aquel -8, apuntaba muy alto. Pero el análisis general, en frío, lo primero que nos dice es que ya atesora otro top ten más en una gran cita.

Así se reparte la bolsa de premios del WGC FedEx St Jude Invitational

Rafa Cabrera Bello (-6) al fin encontraba el modo de meterle mano al TPC Southwind, firmando una de las mejores tarjetas del día (66)  para auparse hasta las mismas puertas del top ten (12º), cuando ya no se le esperaba, esa es la verdad. Pero es que este es uno de los grandes activos del canario: si puede materialmente hacer una menos, así lo hará. Si puede ganar un puesto más, lo ganará. Hoy ha enchufado buenos putts de birdie desde unos cuatro metros, aunque puede que la clave principal de su buen resultado hayan sido un buen puñado de excelentes recuperaciones que ha sacado adelante. Sergio García (-1), terminaba con una vuelta de 69 y en la línea de toda la semana, repartiendo casi a partes iguales, aciertos y errores.

Consulta aquí los resultados del WGC FedEx St. Jude Invitational