Inicio WGC WGC México Championship DeChambeau las mete hasta desde el baño con su nuevo juguetito

DeChambeau las mete hasta desde el baño con su nuevo juguetito

Compartir
Bryson DeChambeau en la segunda jornada del WGC México Championship. © Golffile | Ken Murray
Bryson DeChambeau en la segunda jornada del WGC México Championship. © Golffile | Ken Murray

Matthew Fitzpatrick mira a Bryson DeChambeau, muy serio, y le dice: «¿Se puede saber qué estás haciendo? Igual va a ser cuestión de ir comprando un décimo de lotería, ¿no te parece?». Quien cuenta la anécdota, con una sonrisa de oreja a oreja, es el propio DeChambeau. La escena se produce en el green del hoyo 7, donde Bryson ha embocado un putt de casi 14 metros. Es su sexto birdie en los últimos siete hoyos, el tercero desde más allá de cuatro metros. Una absoluta locura.

CRÓNICA | A cinco tipos se les ha ido la pinza en México

DeChambeau ha embocado más de ochenta metros de putt en los dos primeros días del WGC México Championship. No busquen mucho más allá. Ahí tienen la auténtica clave de su liderato. Nunca en su carrera había metido tanta distancia de putt en 36 hoyos, a lo que hay que añadir un dato escalofriante: ha convertido 31 de los 32 intentos que ha tenido desde menos de cuatro metros y medio.

VÍDEO | Así ha sido el vueltón de DeChambeau para ponerse líder en México

Es obvio que DeChambeau está pateando como los ángeles esta semana y es obvio que tratándose del ‘científico’ del golf mundial tenía que haber detrás de todo esto algún artilugio poco convencional. El aparatejo en cuestión se llama Laser Focus y tampoco tiene demasiado misterio. Proyecta una línea recta verde sobre el green y ayuda a Bryson a su alineación y, sobre todo, a mantener la cara del palo recta durante el impacto.

La receta de Patrick Reed que todos deberían grabarse en la cabeza

El resultado de los entrenamientos con el Laser Focus están siendo sorprendentes, aunque en algunos momentos no ha sido fácil usarlo. El intenso sol de Chapultepec apretaba potente sobre el putting green e impedía ver el haz de luz del láser con claridad. Para contrarrestarlo, el científico puso a un miembro de su equipo con una toalla extendida para tapar el sol y después también utilizó un paraguas. Remedios caseros unidos a alta teconología. DeChambeau en estado puro.

Bryson DeChambeau y un miembro de su equipo con una toalla extendida para tapar el sol y poder ver el haz de luz del Laser Focus. © Tengolf
Bryson DeChambeau y un miembro de su equipo con una toalla extendida para tapar el sol y poder ver el haz de luz del Laser Focus. © Tengolf

La enorme brillantez que ha tenido con el putter le ha permitido hacer nueve birdies, su nuevo registro personal en el PGA Tour. Ha metido putts de todos los colores, hasta desde el baño, una historia que es casi literal. En el hoyo 5, después de pegar el segundo golpe a green y dejarla a metro y medio ha tenido que ir al baño. Se ha metido a regañadientes, ya que estaba en plena racha de éxito, con cuatro birdies en los cinco hoyos anteriores y le preocupaba poder romperla. «Ha sido un momento divertido. Necesitaba ir al baño después del golpe, no lo tenía claro, pero no me quedaba más remedio y después he metido el putt, son esas cosas que pasan. La vuelta de hoy ha sido muy entretenida, una auténtica joya, por eso no podía parar de sonreír», remató el californiano, quien por cierto confesó que en la universidad llegó a odiar profundamente los greenes de poa, la hierba de Chapultepec. La razón es que no metía un putt. «Le echaba la culpa a la hierba y acabé pensando que era un pésimo pateador. En realidad no era culpa de la hierba, sino de que yo no estaba haciendo las cosas bien ni entrenaba como debía».

Consulta aquí los resultados en directo

Los mejores golpes de la segunda ronda en el WGC México