Inicio WGC WGC México Championship Las seis razones que da Jon para no haber podido culminar la...

Las seis razones que da Jon para no haber podido culminar la gesta

Compartir
Jon Rahm. (© Golffile | Ken Murray)

Impresiona la capacidad que tiene Jon Rahm para analizar y digerir una vuelta de golf en tiempo récord. Hoy salía del green del hoyo 18 del Club de Golf Chapultepec con los puños y dientes apretados, con rabia, dolido porque sentía que lo ha tenido cerca y que, además, una victoria suya este domingo en el WGC México habría sido una hazaña. Camina por el puente de cristal que lleva hasta la zona de entrega de tarjetas mirando hacia abajo y girando la cabeza hacia los lados. Ahí, claramente, puede aún la sensación de que se le ha escapado una gran ocasión.

Así vivimos en directo la apasionante ronda final del WGC México

Sin embargo, siete minutos después, lo que tarda en salir del ‘recording area’, su semblante es completamente diferente. Está relajado, tranquilo, orgulloso por su épica remontada y sólo un poco decepcionado por no haber podido rematar una faena que habría sido grandiosa. Que nadie olvide que a falta de 45 hoyos estaba +4, perdido en el fondo de la clasificación, y que hoy a falta de nueve estaba líder. Su parcial en 45 hoyos ha sido de -19. Es más, su parcial en 32 hoyos, entre el 28 del torneo y el 59, ha sido de -19. De locos.

Los números bestiales que deja el vueltón de Rahm en Chapultepec

Jon admite que la sensación es agridulce y esgrime una a una las razones por las que cree que no ha podido completar la hazaña. Es alucinante la pasmosa claridad con la que expone los motivos a pese de la agitación propia de haber estado peleando por una victoria en un WGC apenas 15 minutos antes.

¿ERA RAHMBO O ERA ATILA?

El primer argumento es que siente que el swing se le ha ido un poco en los segundos nueve hoyos. No se ha sentido tan cómodo como en la primera parte de la vuelta. El segundo es que no le ha entrado ningún putt entre los hoyos 14 y 18. Ha tenido buenas oportunidades, tanto de par en el 14 como de birdie en los otros, y no entró ninguno. De los cinco, cuatro fueron por debajo de los tres metros y sólo el del 17 tenía seis, aunque también era metible.

La intrahistoria de un hoyo en uno que parecía escrito

La tercera razón es que al no estar tan cómodo con el swing por los cambios que ha estado haciendo en pretemporada, le cuesta aún con los hierros largos. Por eso quizá no han sido buenos golpes los segundos en los hoyos 6 y 11, ambos pares 5. El cuarto motivo que esgrime es no haber estado algo más fino con los golpes de salida en los hoyos 11 y 12. Ha pegado de maravilla al drive durante todo el día, pero justo esos dos los ha fallado y le ha impedido dejarse opciones de birdie claras. Y la sexta y última razón son los wedges de los hoyos 9 y 14. Estos son los dos golpes que más se echa en cara Rahm, desde el centro de la calle. Ambas se han quedado a quince metros cuando sentía que debía haber generado una oportunidad de birdie.

El Blog de Jon Rahm

Este es el balance sincero, autocrítico, exigente y, al mismo tiempo, tranquilo y certero de Jon. Realmente, siente que el torneo no lo ha perdido hoy, sino que se le escapó en los 27 primeros hoyos. “No puedo estar siempre remontando, como ocurrió en Torrey Pines. Tengo que encontrar dónde está el fallo por el que no he conseguido últimamente ser consistente durante todo el torneo”, asegura.

Sea como fuere, Jon cierra un Campeonato del Mundo fabuloso donde ha dejado una jornada épica para el recuerdo y ha terminado tercero empatado. Es el tercer top 3 del de Barrika en los doce WGC que ha disputado, y el cuarto top ten. Números que hay que valorar. La hazaña no se puedo completar en México, pero lo que ha hecho disfrutar queda para siempre.

Consulta aquí los resultados en vivo