Inicio Grandes Circuitos “Es una injusticia, me han pedido disculpas, pero ya no se puede...
El presidente de la Federación Española de Golf se ha disculpado personalmente con el gallego

“Es una injusticia, me han pedido disculpas, pero ya no se puede hacer nada”

Compartir
Santiago Tarrío. (© Golffile | Phil Inglis)

Santi Tarrío no irá a los Juegos Olímpicos de Tokio. El jugador ya lo sabe de primera mano porque se lo ha confirmado el presidente de la Real Federación Española de Golf, Gonzaga Escauriaza. La explicación oficial es que no estaba en la prelista que se envió en marzo y ya no se puede hacer nada. El sueño del jugador gallego se extingue de una manera cruel e inevitable. “Es una injusticia muy grande para mí y para todo mi equipo que llevamos cinco años trabajando desde la nada”, explicó a Ten Golf.

Tarrío ha removido cielo y tierra para encontrar la fórmula de ir a Tokio. Entre sus gestiones ha estado la de hablar directamente con Gonzaga Escauriaza para buscar explicaciones y, sobre todo, una solución. “Me ha dicho que lo único que vale es la prelista de marzo y que ya no se puede hacer nada, que no puedo viajar. Asume su parte de culpa porque sólo pusieron a cinco jugadores en esa prelista. Al estar mi nombre tan lejos en ese momento ni lo contemplaron y ahora me quedo sin una plaza que me correspondía. No puedo viajar. Sin más”, explica Santi.

Escauriaza le ha comentado a Tarrío que no estaba al tanto exactamente de su situación y en cuanto ha conocido de primera mano lo que ocurría se ha puesto manos a la obra para tratar de deshacer el entuerto. Ha llamado a Tokio para buscar alguna puerta abierta a la incorporación de Tarrío, pero ya era imposible. “Me ha dicho que él no era el responsable, pero aún así me ha pedido disculpas”, aclara.

Ahora toca tragarse la noticia de la mejor manera posible. “Estoy muy jodido. Es una injusticia muy grande para mí y para todo mi equipo. Llevamos trabajando cinco años desde la nada para llegar a algún sitio y ahora que llega una oportunidad única, no puedo ir, pero es lo que hay. Son errores que pueden pasar, pero el perjudicado soy yo. Se ha cometido un error”, señaló. En cuanto a Nacho Gervás, director deportivo de la Federación, Santi apunta que “ni está ni se le espera. No he hablado con él ni le voy a llamar”.

Sea como fuere, Tarrío sabe que ya no queda otra que mirar hacia adelante. “La próxima semana juego en el European Tour en Irlanda del Norte y no va a ser una semana fácil. De todos modos, mi equipo y yo sabemos dónde queremos llegar y lo que queremos hacer. El año que viene voy a jugar el European Tour y me quiero preparar bien para ese momento, lo quiero hacer lo mejor posible. Voy a jugar lo que pueda en el European Tour para aprender del entorno y conocer los campos y los tipos de torneo. Esto es lo que toca ahora. Será una semana difícil porque quería lograr en Italia mi tercera victoria y no he podido, no he jugado bien el fin de semana y ahora ocurre esto de Tokio”.

En cualquier caso, Tarrío sólo tiene buenas palabras hacia Gonzaga. “Es un presidente que mira por sus jugadores, desconocía mi situación y me ha apoyado al máximo. No tengo nada que reprocharle. Ha hecho lo que ha podido, pero ya era imposible”, remata. Sigue, eso sí, en el aire la duda razonable de si la prelista de marzo ya era definitiva y no hubo manera de actualizarla después, al menos hasta que se cerró el ranking olímpico. 

Por último, el agente de Tarrío, Joaquín Dosil, aún estaba intentando a última hora de la tarde buscar alguna solución para encontrar la manera de estar en los Juegos, aunque asumen que es casi imposible. Así las cosas, el sustituto de Jon Rahm será Jorge Campillo, incluido en esa prelista de marzo, donde él estaba entre los cinco mejores del ranking olímpico. Hoy mismo se va a hacer un primer PCR en Sevilla, mañana será hará otro y un tercero el martes. Si los tres son negativos, viajará el mismo martes a Tokio con la idea de llegar el miércoles y poder empezar el torneo el jueves. El extremeño ha puesto todo de su parte para que España no se quede sin esa plaza sin cubrir.