Inicio Grandes Circuitos Lizette Salas: de víctima psicológica del COVID a líder del KPMG PGA
Lizette Salas lidera el KPMG PGA tras tocar fondo en la pandemia

Lizette Salas: de víctima psicológica del COVID a líder del KPMG PGA

Compartir
Lizette Salas, durante la primera ronda del KPMG. © Darren Carroll/PGA of America

Lizette Salas (-5) sonreía de oreja a oreja antes los periodistas tras hacerse con el liderato en solitario del KPMG Women’s PGA Championship en la primera jornada. El resultado es importante, los birdies, cinco, también, la ausencia de bogeys alegra la vida a cualquiera y los buenos putts que ha tirado son la salsa de cualquier ronda de golf. Sin embargo, la sonrisa de Lizette, nacida en Estados Unidos y de origen mexicano, iba mucho más allá de la ronda de hoy en el Highlands course del Atlanta Athletic Club. Es el reflejo de una persona que está feliz consigo misma, con lo que es, con lo que hace y con la imagen que transmite. No siempre ha sido así, y muchos menos en los últimos meses. El confinamiento la dejó tocada, con dudas, vulnerable y tardó en darse cuenta de que necesitaba ayuda.

“Realmente no me gustaba a mí misma en 2020, y creo que el COVID, no poder trabajar y no tener el golf como salida, me afectó mucho. Por más que amo a mi familia y me encanta estar cerca de ellos, se hizo difícil. Me tocó dar clases en casa a mi sobrino (de segundo grado) durante unos dos meses y llegó un momento que dije: “No más, por favor”. Es difícil para mí siquiera hablar de esto porque sé que otras personas estaban pasando por lo mismo, pero ¿por qué necesitaba sentir lástima de mí misma? Con el tiempo, se fue acumulando y empeoró. Cuando finalmente regresó el golf, yo estaba tan mal que mi trabajo tampoco pudo ayudar. Me devoró y fui muy terca para pedir ayuda, al revés excluí a la gente que más me quiere”, explicaba Salas tras firmar su tarjeta en un ejercicio más de catarsis que de simple atención a los medios.

Toca esquivar búnkers, tormentas y meter un puñado de híbridos en la bolsa

Lizette tocó fondo y los resultados cayeron en picado. No pasaba cortes y no disfrutaba en el campo de golf, pero se resistía a pedir ayuda. Ahí la sangre latina jugaba un papel importante. “Esto lleva tiempo. Tenía que cuidar mi salud mental. Eso es algo que mucha gente realmente no toma en consideración. Creo que para mí, que soy de origen hispano, es muy difícil hablar de esto. Pero soy muy afortunada de tener un equipo que estaba dispuesto a hacer todo lo posible para ayudarme y llevarme a donde estoy ahora”, admitió. Reconoció que tenía un problema, lo compartió, se dejó ayudar y ahora está mucho mejor. “Me siento muy bien. Me siento más como soy yo. Ya no tengo miedo a nada. Estoy disfrutando el proceso. Soy mejor comunicando cómo me siento, lo cual es muy difícil. Pese a ser una veterana de 31 años, es difícil para mí comunicar lo que siento. A veces mi equipo tiene que sacármelo. Ahora me estoy permitiendo ponerme en lugares vulnerable y pedir ayuda”.

Por lo pronto, su mejor golf ha vuelto. Desde mayo se ha reencontrado con su juego. En cuatro torneos ha sido quinta, sexta, 17ª y 23ª en el US Open. Antes de eso había enlazado casi año y medio sin llevarse a la boca un top ten. Lizette ha sido una de las damnificadas, psicológicamente hablando, del confinamiento y la pandemia.

Salas tiene un golpe de ventaja sobre Charley Hull (-4) y dos sobre siete jugadoras entre las que se encuentran Jeongeun Lee 6, Austin Ernst, Jessica Korda y Yealimi Noh, la jugadora que este mismo año recibió una multa ejemplar por juego lento en el LPGA. Arriba están también nombres importantes como Patty Tavatanakit (-2), Ariya Jutanugarn (-2), In Gee Chun (-2), Nelly Korda (-2) o Inbee Park (-1).

El primer birdie de la Armada en el KPMG PGA lo ha metido Jon Rahm

En cuanto a las españolas, no ha sido la puesta en escena soñada. Azahara Muñoz (+1) es la mejor clasificada, a tres golpes del top ten. La malagueña tuvo una jornada muy movida, con cuatro birdies, tres bogeys y un doble bogey. No ha conseguido ganarle la partida al campo, pero no es un mal inicio. Se mantiene a tiro de la cabeza. Por contra, han perdido ya bastante terreno y deberán luchar por pasar el corte Luna Sobrón (+3) y Carlota Ciganda (+7). El inicio de la navarra ha sido muy decepcionante. No ha logrado ningún birdie, apenas ha cogido seis calles, pero el auténtico talón de Aquiles ha sido el putt.

Consulta aquí los resultados en vivo