Inicio Masters de Augusta 2019 Diario de un padre en Augusta Un momento imborrable en el 10 y los ánimos arriba

Un momento imborrable en el 10 y los ánimos arriba

Compartir
Rafa Cabrera Bello. © Rafael Cabrera
Rafa Cabrera Bello. © Rafael Cabrera

Otro gran día en Augusta, con un tiempo espectacular, buena temperatura y un sol radiante. Hemos tenido algo más de viento, no ha llegado a vendaval, pero sí se ha notado y ha afectado al resultado. Sin embargo, los rectores del Masters han tenido a bien colocar las banderas un poco más accesibles que el jueves.

El trofeo del Masters de Augusta, con los nombres de los campeones y los segundas clasificados grabados. © Rafael Cabrera
El trofeo del Masters de Augusta, con los nombres de los campeones y los segundas clasificados grabados. © Rafael Cabrera

Hemos empezado bien, con par en el uno, pero en el 2 llegaba el primer percance, el segundo golpe se iba a los árboles. En los nueve primeros hemos ido alternando birdies y bogeys, lo que nos ha permitido mantenernos con el mismo resultado.

CRÓNICA: Esta vez la última palabra la tuvo el Amen Corner

En el hoyo 10 llegaba la gran alegría del día. Un putt espectacular que colocaba a Rafa como líder del Masters. Ha sido justo después de un precioso chip que embocaba Justin Rose. Prácticamente, desde la misma posición pero dentro de green, Rafa, a unos diez metros más o menos, la metía también, con mucha caída y suspense, ya que la bola se paraba durante un segundo antes de caer justo al lado del hoyo, ni delante, ni detrás, a un margen. Ha sido un momento espectacular. Esos dos birdies seguidos de Rose y Rafa han hecho que el público se volviera loco. Hay que quedarse con ese gran momento.

La alegría no duró mucho porque en el 11 caía un doble bogey que aún no acabamos de entender, muy injusto. Después llegaba un bogey en el 12 y se nos escapaba el birdie en el 13. Así, una vuelta que llevábamos muy buena, brillante, se ha estropeado en el Amen Corner. Seguramente, lo sucedido en los hoyos 11 y 12 le ha afectado algo, al menos en la seguridad en los greenes, porque desde ahí no ha querido entrar ningún putt más. Ha seguido jugando muy bien desde el tee, pero con los hierros y en los golpes cortos no ha estado tan fino.

La cesta del olvido, un putt grabado y el gran disgusto

Hemos perdido puestos, pero se sigue en la lucha. Es lógico que después de verte arriba, como líder, cualquier otra cosa te sepa a poco, pero tras el normal enfado y disgusto, hemos descansado en la preciosa terraza de la casa club y poco a poco hemos digerido el resultado con más calma. Lo más importante es que Rafa está tranquilo y sabe que hay que luchar hasta el final.

© Rafael Cabrera

Para reponer fuerzas y ánimos, preparamos una gran cena en el cuartel general. Al mando de las operaciones estuvo la gran jefa de cocina, doña Emma Bello, bien escoltada por Emma Cabrera y Sofía Lundstedt. Nos brindaron una cena estupenda con tartar de atún de entrada y un pollo de corral al horno en su salsa con espárragos y papas panaderas, bien regado todo por un vino californiano (muy similar a un gran Ribera del Duero) cortesía de nuestros buenos amigos Isabel y Antonio García del Río, que nos acompañan toda la semana por el campo siguiendo a Rafa. Hay que decir que la cena ha sido un trabajo de equipo. ¡Que conste! Ellas, que están más cualificadas que nosotros en este caso, lideraron los manjares y nosotros nos ocupamos de la logística. Yo, por ejemplo, me encargo del lavavajillas.

Dos Maestros escocidos y con ganas de revancha

Quiero destacar la gran alegría que nos llevamos cuando estábamos en la terraza de la casa club y nos enteramos del resultado de Jon Rahm. Ha hecho un partidazo y una gran recuperación. Por otro lado, nos llevamos un disgusto al saber que Chema Olazábal se había quedado fuera del corte por un golpe. Ya ven, así son los torneos de golf, el pan nuestro de cada día, sobre todo en los días de corte.

Jugada maestra de Jon y primer ‘sesenta y tantos’ en Augusta

Que quede claro que los ánimos siguen altos, aquí nadie se hunde, esto es golf, hay que asumirlo e igual que hoy no se ha hecho un resultado brillante, el sábado o el domingo puede cambiar de nuevo. Se ha pasado el corte con holgura y también hay que valorarlo aunque el regusto pueda ser un poco amargo. Rafa sabe que el golf es así, tiene experiencia y la familia estamos dando todo el ánimo posible.

* Rafael Cabrera es el padre de Rafa Cabrera Bello

4 COMENTARIOS

  1. “Ellas están más cualificadas que nosotros…” Lamentable que publiquéis cosas así.

    • Son ganas de leer las cosas de forma retorcida, pero allá cada uno. Claramente se refiere a que se les da mejor cocinar en este caso. Igual que seguramente Ferrá Adriá está más cualificado que su pareja, o no, no tengo ni idea, pero no es una cuestión de género. Por favor, no nos volvamos locos ni busquemos tres pies al gato donde no los hay. Queda muy claro el tono impecable de lo que dice.

      • Tienes razón, Alejandro. Por otro lado cocinar bien es un don, lo hagan las mujeres o los hombres. Y después, es verdad que hay actividades para las que son mejores los hombres (en media) y otras para las que ellas son mejores (también en media). Negar esto creo que es hacer violencia a la realidad.

  2. Lo que viene siendo “cogérsela con papel de fumar” y la estúpida imposición reinante de lo políticamente correcto.

Comments are closed.