Inicio Blogs Caddielandia Un pico extra que puede ser de gran utilidad en Augusta
Pello Iguarán explica los cambios en el swing de Olazábal y lo que busca con ellos

Un pico extra que puede ser de gran utilidad en Augusta

Compartir
José María Olazábal, este lunes durante la vuelta de prácticas.

Explicaba este lunes en Augusta José María Olazábal, el gran Chema, que ha estado trabajando duro en las últimas semanas con el Trackman. Puedo dar fe de ello porque he estado mano a mano con él muchas horas. Antes de dar algún detalle más sobre los que ha entrenado, quiero aprovechar para quitarme el sombrero con él. Qué capacidad de sacrificio tiene y cómo lo disfruta. Siempre está buscando la manera de mejorar y no importa las horas que tenga que echar. Siempre que llego por las mañanas al campo de prácticas Olazábal es el primero que está allí. No me canso de ponerlo de ejemplo a los más jóvenes.

Sólo el Masters podía llevar a Olazábal al Trackman (VÍDEO)

Decía Chema que una de las razones de usar el Trackman ha sido para ganar en velocidad de palo. Efectivamente es una de ellas, pero no la única. La tecnología ayuda a constatar que vas por el buen camino, que lo estás haciendo bien. Te da más seguridad y al final eso se traduce también en confianza. Olazábal ha trabajado duro y  la mejor demostración es que ha alcanzado picos de velocidad de swing de 112 millas por hora, una cifra que está muy, muy bien para un jugador senior. Para que os hagáis una idea, la media de los jugadores del PGA Tour en competición es, precisamente, 113-114… Los que pasan de 120 millas son los pegadores más potentes.

Algunas cosas que nunca te contaron de los Grandes (ni falta que hacía)

Hago una matización. Cuando digo que Olazábal ha llegado a 112 me refiero al pico en el campo de prácticas. Lo máximo que puede dar. En competición su media está en 105-106 millas por horas y ahora ha alcanzado un pico en el que está cómodo de 107-108 millas por hora que le va a permitir aplicar ese extra cuando lo necesite. Son recursos. Por ejemplo, en Augusta, cuando estás entre palos, podrá elegir sin miedo el palo más corto porque sabe que tiene ese extra de gasolina para llegar.

El otro aspecto en el que ha trabajado con el Trackman es la precisión, tanto con los hierros como con las maderas y lo cierto es que los números están muy bien. Ha hecho ejercicios para mejorar esa precisión y los resultados son satisfactorios.

Podcast: Así será la peculiar preparación de Jon Rahm para el Masters

Todo parte de unos pequeños cambios que ha hecho en el swing. Ajustes técnicos. Ha arriesgado y el trabajo que ha hecho ha sido brutal. Consiste en hacer un swing con un arco más amplio, no más largo en longitud y con un tempo más lento. Chema casi tiene la sensación de pararse en el tope del backswing, al estilo por ejemplo de Matsuyama. No es tanto, pero sí dura más tiempo. Las sensaciones en el campo de prácticas son muy buenas y ahora falta comprobar la última parte del proceso: ver cómo funciona en competición, ya que no ha tenido muchas opciones de competir en estas semanas atrás.

Como os digo, Chema ha trabajado duro porque quiere hacerlo bien tanto esta semana como las próximas en el PGA Tour Champions. Está animado, pegando muy bien a los hierros y ganando consistencia con el driver. Aún hay margen de mejora con ese palo, pero cada día se le ve más sólido. Quiere sacarse en cierto modo la espina del Masters de noviembre. Llegó allí con mucha ilusión, pero no le acompañó el golf, ni siquiera el juego corto, su punto más fuerte. Yo le he visto bien estos días atrás, sobre todo con los hierros y creo que todos tenemos ganas de que lo haga bien, que se encuentre a gusto en el campo y competitivo. Yo no tengo ninguna duda de que será así, sino esta semana lo veremos en las próximas.

Masters de Augusta 2021: fechas, horarios y dónde ver en directo por TV

Por cierto, del Masters de noviembre os cuento una curiosidad. Allí trabajé como caddie de Chema y conté que si hubiéramos jugado los cuatro días, habría pegado 36 golpes con el hierro 3 o el hierro 4. Para que os hagáis una idea de la dificultad que tenía el campo para los seniors. Cierto es que este año está más seco, por suerte, y es posible que no se les haga tan largo. Aún así, está pensando meter en la bolsa una madera 7 para hacer las veces del hierro 3. Con la madera la bola puede coger más altura y efecto y es menos complicado sujetarla en green. Aún no ha decidido qué va a hacer, pero es una buena oportunidad. Os iré contando mis reflexiones sobre el Masters estos días. Buena semana a todos. A disfrutar de un acontecimiento único.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here