Inicio Masters de Augusta Masters de Augusta 2021 Sólo el Masters podía llevar a Olazábal al Trackman
Declaraciones de José María Olazábal antes del Masters de Augusta

Sólo el Masters podía llevar a Olazábal al Trackman

Compartir

Regresar al Augusta National Golf Club cada año es motivo de alegría y también de emoción para José María Olazábal. El golfista de Fuenterrabía, dos veces ganador de la Chaqueta Verde (1994 y 1999), espera ansioso el momento de reencontrarse con viejos amigos en la Cena de Campeones y de medirse a los jóvenes talentos del circuito sobre el verde. Algo para lo que, una vez más, se ha preparado a conciencia. Olazábal nunca va de paseo al Masters, jamás se lo toma como un premio en el que ya no tiene nada que demostrar… Su amor por las praderas de Georgia y su respeto por el golf y la competición se lo impiden. Lo que ha hecho en los días previos al Masters es una nueva demostración.

Podcast: Un viaje del Masters de Augusta a la Costa del Sol

Huelga decir que Chema es un golfista de la vieja escuela. Un escéptico de la tecnología. Los modernos lo llamarían casi un ‘negacionista’. Pero el Masters le apasiona tantísimo que no ha dudado en seguir los consejos de Pello Iguarán, amigo y persona de máxima confianza, y trabajar utilizando incluso radares de medida como el TrackMan para intentar mejorar algunos aspectos de su juego en busca de la mejor actuación posible en Augusta. A poder ser, como primer objetivo, pasando el corte. Olazábal siempre ha sido más de fijarse en el vuelo de la bola para tratar de identificar las parcelas donde puede mejorar y como hacerlo, pero si hay que claudicar con los ‘aparatejos’ para buscar la mejor versión en el Masters, se hace. Será por trabajo y dedicación…

«Hemos trabajado bastante duro con el TrackMan y pequeños detalles del swing, buscando velocidad con el palo»

«Hemos estado trabajando… yo que no suelo ser muy partidario de la tecnología, hemos trabajado bastante duro con el Trackman. Y también pequeños detalles del swing. Pero sobre todo, ejercicios cerca de la bandera, hemos buscado un poquito de velocidad con el palo, y en cuanto a técnica, a ver si consigo mantener esa amplitud en el tope del backswing y el tempo. Eso es lo que he estado trabajando todo el invierno», ha confesado el campeón vasco este lunes.

Olazábal, después de la experiencia de noviembre, pasada por agua, confía en que esta semana se pueda volver a vivir un Masters como los de siempre: «Esta semana vamos a tener el Augusta de siempre, el Augusta como nos gustaría verlo siempre. Noviembre fue totalmente inusual, además tuvimos muchísima agua. Y este año ya estamos en primavera, parece que el pronóstico es bueno para toda la semana y el campo está jugándose bastante duro. Estoy convencido que pueden hacer lo que quieran con los greenes. Si el tiempo es bueno van a estar duros y rápidos y ese es el Augusta que nos gusta ver».

Seis razones por las que Jordan Spieth es el rival a batir en el Masters

Para el golfista español, regresar a Magnolia Lane es motivo de orgullo y le trae recuerdos imborrables. Hasta el punto de emocionarse con sólo hablar del asunto: «Seguimos intentándolo porque este sitio me lo ha dado todo, prácticamente. Define mi carrera, tengo unos recuerdos maravillosos de este campo, no sólo de las victorias, también de las experiencias vividas todos estos años con gente que quiero y que no está aquí… Hay muchos motivos para venir, esos momentos, esos recuerdos, el hecho de que el campo sí es verdad que para nosotros empieza a ser un pequeño monstruo y hacer pocas nos costará muchísimo, pero venir a la Cena de Campeones y estar aquí es especial, merece la pena».

«Estoy convencido que pueden hacer lo que quieran con los greenes, si el tiempo es bueno van a estar duros y rápidos»

«Este sitio si no todo me lo ha dado casi todo. Son muchos años. La primera vez que vine fue en 1985 de amateur. He fallado algunos años por problemas de salud, pero son treinta y tantos años viniendo, infinidad de recuerdos, momentos especiales… Venir aquí de alguna manera siempre me emociona y me hace sentir bien y en paz conmigo mismo», confiesa José María, conteniendo las lágrimas.

Masters de Augusta 2021: fechas, horarios y dónde ver en directo por TV

Aunque el Masters, además de para emocionarse, también le espera para divertirse. Por ejemplo, con su amigo Jon Rahm, al que espera impaciente con motivo de la final de la Copa del Rey de fútbol del pasado fin de semana… «No pude ver el partido, estaba viajando en el avión, no hubo forma. Me enteré del resultado nada más aterrizar y me llevé una alegría inmensa. A Jon le felicitaré primero por ser padre, que es algo importantísimo y muy especial, y después le diré que me he quitado la espinita que tenía clavada con él. Estoy deseando verle para felicitarle… y también para regodearme un poco de la victoria de la Real Sociedad«.

«Tratándose de Tiger, la esperanza de que volverá es aún mayor»

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here