Inicio Grandes Circuitos Challenge Tour Las bolas de Ángel Hidalgo llevan mensaje
El malagueño ocupa el puesto 22º del ranking del Challenge antes de la Final

Las bolas de Ángel Hidalgo llevan mensaje

Compartir
Bola de Ángel Hidalgo con el mensaje "mira y hazlo". © Ten Golf

Ángel Hidalgo es pura pólvora. Puede estar al mismo tiempo diseñando un golpe en su cabeza, saludando a un amigo que viene a cincuenta metros por fuera de las cuerdas, soltándole una guasa a otro golfista que está pateando en el green de atrás y grabando en el móvil un mensaje de audio. Sí, todo a la vez. Es intuición, sensación. Es un artista. Siendo así, y pese a su madridismo declarado, no extraña que duerma muchas noches del año vestido con la camiseta del Real Betis con el número 17. El de Joaquín. Otro artista.

Hidalgo no es de números. Para eso está Juan Ochoa, el ángel de la guarda de Ángel, su entrenador desde que se hizo profesional (además del padre de Ángel que siempre vela posu swing) y la persona que se encarga de poner orden en el caos que se genera en torno a Hidalgo a cada minuto. Bendito caos. Porque es su caos. Y él lo entiende y se maneja bien. Es un instinto con patas. No quiere saber ni lo que es un gap wedge, ni falta que le hace. Los nombres que los ponga otro, él se dedica a hacer magia con la herramienta.

Su particular manera de ordenarse en el caos es mediante chuletas, pero no de las de golf, sino de las del colegio. Se escribe cosas para recordar. Lo hace en el guante. Ahí se puede colocar párrafos enteros, lo que quepa. Es curioso, qué duda cabe, pero no es el único que lo hace. Más peculiar sin duda es plantar frases en sus bolas de juego. Son ideas, relámpagos que le vienen a la cabeza, sensaciones que le pueden ayudar durante una vuelta de golf.

Ángel Hidalgo, junto a su caddie Francisco Pérez durante el Pro Am de la Final del Challenge. © Ten Golf

Obviamente, a la vista del personaje, «el bicho» como lo llama Ochoa, estos mensajes no responden a ningún plan establecido o rutina inmutable. Depende del día, del sol, la lluvia o el ‘venate’ que le haya dado en ese momento. «Lo normal es que las escriba en el tee del 1, como recordatorio de alguna sensación, pero no lo hago siempre, sólo cuando me da por ahí. Otras veces las escribo también la noche antes en la habitación del hotel, no sé, como me dé…», asegura a Ten Golf.

Hidalgo es un alma libre y espontánea y así afronta también esta final del Challenge Tour. Si no es de números, mucho menos va a ser de cuentas. El malagueño está en el ojo del huracán esta semana. Ocupa el puesto 22º del ranking del Challenge Tour y consiguen la tarjeta los veinte primeros. Lo tiene ahí, aunque no quiere saber nada de números. «Esta semana voy a quitar la aplicación del Challenge Tour. No voy a estar todo el tiempo mirando el ‘projected’ ese del ranking. Sé que si juego bien y acabo arriba conseguiré el objetivo y para eso estamos aquí», señala con convicción.

Quizá lo de los mensajes en las bolas tenga que ver algo con su tío, piloto de barco, el que le consiguió las camisetas firmadas de Iker Casillas y Raúl González y que él guarda como tesoros. No son pocos los marinos que se han encontrado con botellas en alta mar que guardan un mensaje en su interior. Ojalá algún día las bolas con mensaje de Ángel Hidalgo lleguen a buen puerto, al del European Tour. Por qué no este mismo domingo…

Resultados en directo de la gran final del Challenge Tour