Inicio Grandes Circuitos European Tour Camino de una Race to Dubai sin ascensos ni descensos

Camino de una Race to Dubai sin ascensos ni descensos

Compartir

El European Tour mantuvo este viernes una reunión con el comité de jugadores para escuchar opiniones y establecer posibles hojas de ruta para cuando la bola vuelva a rodar a este lado del Atlántico.

Fue una cumbre con luz y taquígrafos para plantear impresiones sobre lo que se debe hacer con la Race to Dubai y cómo deberían jugarse los torneos que se puedan este año. Vaya por delante que no se tomó ninguna decisión en firme. De hecho, no se realizó una votación, pero por lo que dijeron unos y otros sí se pueden establecer más o menos las líneas maestras por donde va a ir la cosa. Os contamos.

European TourOFICIAL: El European Tour no regresará como pronto hasta agosto

La idea principal es intentar jugar el mayor número posible de torneos cuando se pueda regresar. En principio, el pistoletazo de salida se quiere dar en el British Masters el 30 de julio, pero aún no es oficial. Hay que esperar un poco más a que se acerque esa fecha para saber cómo está la pandemia en Europa y, especialmente, en el Reino Unido, sede del torneo.

El PGA Tour hará tests a todos los jugadores en los torneos

Como es lógico, se quiere jugar tanto cuanto se pueda, con dos torneos en una misma semana y tres en dos, por ejemplo, con el objetivo de cumplir al máximo que se pueda el contrato con las productoras de televisión y ahorrarse todo lo que se pueda de las penalidades que a buen seguro se van a imponer al no haberse celebrado el calendario completo.

Otra idea que cobró fuerza en el debate fue, siempre que se pueda, jugar los torneos en dos campos el jueves y el viernes, con la idea de poder contar con el mayor número de jugadores posible. Del mismo modo, se ha propuesto que no haya torneos con ‘field’ reducido, como ocurre por ejemplo en las series finales de la Race to Dubai (Turkish Airlines, Nedbank Challenge y DP World Tour Championship). La idea que se ha planteado, y que más gusta, es que sean torneos con participación completa.

El asunto más peliagudo es, obviamente, qué hacer con la Race to Dubai. Hay opiniones para todos los gustos y siempre habrá jugadores que se sientan perjudicados y no estén de acuerdo. Cualquier medida que se tome va a ser extraordinaria y así lo tendrán que entender los miembros, le duela a quien le duela.

Pelley se justifica ante el ‘flaco favor’ que le ha hecho el PGA Tour

En principio, el planteamiento con más adeptos, insistimos que se votará más adelante y será ya definitivo y oficial, es acabar la Race to Dubai, proclamar un campeón de esta temporada mermada, pero evitar ‘ascensos’ y ‘descensos’. Es decir, no habrá jugadores que pierdan la tarjeta en 2020 ni habrá promociones desde el Challenge Tour o la Escuela de Clasificación. Esta es la opinión mayoritaria, aunque aún no es una decisión oficial y, por tanto, se podría cambiar en los próximos días. No se quiere perjudicar al Challenge Tour, pero tampoco parece justo que haya jugadores que puedan perder sus derechos de juego después de un curso tan extraño.

Marion Hollins, la mujer que ayudó a diseñar Augusta, al Salón de la Fama

El sentir general es que tal y como está la situación y teniendo en cuenta la idiosincrasia del European Tour, una absoluta Torre de Babel con jugadores de múltiples nacionalidades y torneos en los cinco continentes, no se puede obligar a ningún golfista a viajar y jugar este año, de modo que la opinión mayoritaria en el comité de jugadores a día de hoy es que los torneos que quedan, todos los que se puedan jugar, cuenten para ganar dinero, y así ayudar también a jugadores y caddies, pero no para la temporada 2021. En definitiva, la idea imperante es que las categorías del 2020 se mantengan el próximo año. Parece lo más justo, aunque obviamente los jugadores perjudicados por esta medida, aquellos que están disputando el Challenge este año o que tuvieran toda su preparación puesta en la Escuela, no lo verán con muy buenos ojos.

El Gravit pasa con nota muy alta el test de calidad de los pros

La idea del European Tour es repetir esta reunión telemática con los jugadores dentro de dos semanas para tomar decisiones en firme, cuando la crisis del coronavirus haya avanzado un poco más y el panorama esté algo más claro, aunque seguramente todo va a ir en la línea de lo que se habló en la jornada de ayer.