Inicio Grandes Circuitos European Tour El Scottish Open más flojo de la historia (o casi)
Explicamos en datos el potencial que se ha dejado el torneo de Escocia por el COVID-19

El Scottish Open más flojo de la historia (o casi)

Compartir
Imagen de la ronda de prácticas del martes en el Scottish Open. © European Tour

En el Scottish Open que arranca este jueves en North Berwick nada es lo que parece. Es un Rolex Series, pero cuesta adivinarlo. Se disputa en un links, aunque poco o nada tiene que ver este The Renaissance Club con los recorridos escoceses más clásicos. Se juega antes de un torneazo como el BMW Championship de Wentworth, que no está mal, pero aún anda lejos en el escalafón del Open Championship, habitual sucesor en los últimos años del abierto escocés. Incluso el tiempo, soleado y agradable el martes, poco tendrá que ver con lo que se espera hoy y en una buena parte de la semana. El nivel de los jugadores según ranking mundial es mejor que en la media de los torneos que se han disputado en Europa desde que se volvió del confinamiento, pero anda lejos de lo que ha sido habitual en esta cita en los últimos años.

Jordi García del Moral y el mantra de Luis Aragonés

Esta es la realidad de un Scottish Open que parece más un trampantojo. No hay nada mejor que acudir al ranking mundial para hacerle la prueba del algodón a un torneo de golf. Es el termómetro que mejor mide la calidad de una semana y la conclusión es que este Scottish Open se parece al de siempre poco más que en el blanco de los ojos. De hecho, según los números de la clasificación mundial estamos ante el más flojo de la historia (o casi) desde que existe este ranking que mide el nivel de los torneos según sus participantes.

Ya lo hemos explicado en otras ocasiones. El ranking mundial utiliza un baremo que se denomina SOF (Strength Of the Field) donde se mide el potencial de un torneo según diferentes criterios aplicados a los jugadores que participan: su posición en la clasificación mundial, en la Race to Dubai… Pues bien, esta semana el Scottish Open tiene un SOF de 190 y el ganador se llevará un botín de 36 puntos. Sólo en la edición de 1986, la primera desde que existe el ranking mundial, el campeón en Escocia se llevó menos puntos. Eran otros tiempos. En aquella ocasión, David Feherty sumó apenas 20. Ya desde 1987, con victoria de Ian Woosnam, el ganador recibió 44 puntos y jamás en los últimos 43 años se bajó de esta cifra… hasta hoy.

Las notas que Eduard Rousaud ha sacado del US Open y Valderrama

Otra dato significativo. El SOF de 190 puntos es notablemente inferior al que recibió el Omega Europan Masters de Suiza en 2019 y, por supuesto, está a años luz de lo que recibió el propio Scottish Open el año pasado: 309 en total y 48 para el ganador. El año pasado sólo hubo tres torneos mejores que el de Escocia: BMW Championship de Wentworth, DP World Tour Championship (Final de Dubai) y el Alfred Dunhill Links Championship. Con la puntuación actual, el año pasado habría sido el décimo mejor torneo del año.

Es casi de perogrullo explicar cuál es la razón de este brutal descenso del Scottish Open. Se llama COVID-19 y la profunda alteración del calendario que ha supuesto. No sólo la propia presencia de la pandemia ha producido que muchos grandes jugadores establecidos en Estados Unidos hayan optado por no cruzar el charco, sino que el hecho de no jugarse antes del Open Championship, también lo ha debilitado muchísimo. No eran pocos los que utilizaban Escocia como banco de pruebas links para el British.

Los medios se vuelcan con el libro de Ten-Golf sobre Jon Rahm

Si los datos del ranking mundial se les hacen algo complejos de entender, vamos con otros registros mucho más simples y evidentes para saber en qué situación está el Scottish Open respecto a años anteriores. En 2019 participaron este torneo y este mismo campo dos top 10 mundiales, 17 top 50 y 34 top 100. El mejor jugador según el ranking era Rory McIlroy, Número 3, y también estuvo Justin Thomas, Número 9 entonces. Un año después tenemos esta semana a 0 top 10 mundiales, siete top 50 y 20 top 10. El mejor jugador del torneo es Tommy Fleetwood, Número 17. La mengua es más que evidente.

Y un detalle final que explica la profundidad y calidad del ‘field’. El año pasado jugaron 156 golfistas y este año, por tema de luz al disputarse en octubre y no en julio, sólo tendremos a 126. Son 30 jugadores menos. Esta semana han entrado en el torneo hasta el cuarto mejor jugador de la Road to Mallorca (Challenge Tour) en 2019. Si el año pasado hubieran jugado sólo 126 golfistas, el cuarto jugador del Challenge habría sido el noveno reserva.

Finca Cortesín y Las Brisas, en la carrera final por acoger la Solheim Cup 2023

Eso sí, volviendo a aquello de que nada es lo que parece esta semana, por mucho que los datos hablen del Scottish Open más débil de los últimos 43 años, la realidad es que sigue teniendo siete millones de dólares de bolsa de premios y reparte siete mil puntos. Es decir, en el fondo es una mejor oportunidad de pelotazo para todos los que juegan esta semana, incluidos los siete españoles: Miguel Ángel Jiménez, Jorge Campillo, Adri Arnaus, Adrián Otaegui, Pablo Larrazábal, Nacho Elvira y Álvaro Quirós.

Sigue aquí los resultados en vivo