Inicio Grandes Circuitos European Tour Golf a tumba abierta en Chipre, cada día como si fuera el...
Esta semana se juega con un formato único en el European Tour

Golf a tumba abierta en Chipre, cada día como si fuera el último

Compartir
Alejandro Cañizares. (© Golffile | Thos Caffrey)

El European Tour no cambia de escenario, aunque el escenario no tenga nada que ver. Sí, el campo es el mismo, el diseño no varía, el resort tampoco, las horas muertas de ping pong, baños de sol y pisicina en la burbuja aguardando la competición son idénticas, pero el torneo no se parece en nada. El Aphrodite Hills Cyprus Showdown 2020 es muy diferente al Cyprus Open de la semana pasada. Realmente es muy diferente a todo lo que se ha hecho hasta ahora en el European Tour. Por eso, aunque aparentemente todo sea igual, es una semana única.

Jon Rahm aún puede llegar al Masters como Número Uno del mundo

Será un torneo de golf a tumba abierta, una previa diaria, un auténtico desafío mental, sobre todo por la novedad. El golf es un deporte en el que hay poca red, pero algo hay. Si tienes un mal día aún se puede recuperar con tres muy buenos. Esta semana no vale. No hay segundas oportunidades. El formato es criminal. Un mal día y a casa. Tres días muy buenos y uno malo y puedes quedar decimosexto. Puedes hacer 60, 60, 60 y 63 golpes y perder si hay a algún otro jugador que le da por hacer 62 el último día. Hay que dejar a un lado todo lo conocido, lo habitual y jugar como si cada día fuera un torneo único.

Parten de inicio 105 jugadores en el Aphrodite Hills Cyprus Showdown 2020. Los dos primeros días de competición son como siempre, aunque con la salvedad de que el corte después de la segunda jornada quedará establecido en un exigentísimo puesto 32º y empatados. Es decir, hay que jugar muy bien para no irse a casa. Hay que estar entre el treinta por ciento de los mejores. Una vez realizado el corte se eliminan los resultados. Lo hecho el jueves y el viernes sólo sirve para pasar el corte. Nada más.

«En el PGA Tour se ha corrido la voz de que Mayakoba es un sitio espectacular»

El sábado los 32 y empatados que hayan superado la primera criba juegan un ‘nuevo torneo’ a 18 hoyos. En el fondo, se trata de una previa para poder luchar por la victoria el domingo. Los 16 mejores y empatados se clasifican para la jornada final. Los otros se marchan a casa. Sin anestesia. Sin repescas.

Y el domingo, más de lo mismo. Los 16 mejores y empatados del sábado se jugarán la victoria a 18 hoyos. El resultado del día anterior se elimina, parten todos de cero y ganará el mejor de esos 18 hoyos finales. Por eso decimos que puedes hacer 60, 60, 60 y 63 golpes y perder el torneo, por poner un ejemplo extremo. De hecho, lo veremos cuando termine el torneo el domingo. Habrá un ganador oficial, el que cuente a todos los efectos, el que presente la tarjeta más baja el domingo, y perfectamente podría no coincidir con el que menos golpes haya hecho durante los cuatro días. Será curioso.

Los expertos dan por superado el gran reto del Augusta National

Por eso decimos que el torneo de esta semana en el European Tour será, sobre todo, una batalla mental. Hay que abandonar viejos prejuicios y, sobre todo, no tener la idea de que una gran vuelta el jueves, viernes o sábado no sirve para nada. Eso sería la tumba. Claro que sirve. Hay que jugar bien todos los días para tener una opción de ganar el domingo. No hay más. Es el golf de siempre, aunque con menos margen de error. Y ahí tendremos a ocho españoles: Gonzalo Fernández Castaño, que estaba como primer reserva y ha terminado entrando, Álvaro Quirós, Sebastián García Rodríguez, Jorge Campillo, Alejandro Cañizares, Carlos Pigem, Pablo Larrazábal y Nacho Elvira.

Consulta aquí los resultados en directo