Inicio Grandes Circuitos European Tour ¿Ha surtido efecto el sprint final millonario del European Tour?

¿Ha surtido efecto el sprint final millonario del European Tour?

Compartir
Justin Rose posa con el trofeo de ganador del Turkish Airlines Open. © Twitter European Tour
Justin Rose posa con el trofeo de ganador del Turkish Airlines Open. © Twitter European Tour

Es la pregunta del millón que a esta misma hora seguramente también se estarán haciendo en el cuartel general del European Tour en Wentworth. A principios de año se tomó una decisión radical en el Circuito Europeo. Un giro de tuerca ambicioso para poner ‘mas guapas’ sus tres Series Finales: Turkish Airlines Open, Nedbank Golf Challenge y DP World Tour Championship. El objetivo era hacerlas más atractivas para así captar la atención de mejores jugadores y conseguir que los patrocinadores estuvieran aún más contentos.

La medida que se implantó fue subir de manera muy considerable el cheque para el ganador. La bolsa de premios es la misma, pero el campeón se lleva el doble o más. En el Turkish Airlines recibirá dos millones de dólares, mientras que el año pasado era de poco más de un millón de euros; en el Nedbank ha pasado también de poco más de un millón de euros a 2,5 millones de dólares y en la Final de Dubai el ganador recibirá un cheque de tres millones de dólares, mientras que hace un año fue poco menos de 1.200.000 euros. En Dubai sí se ha subido también la bolsa de premios medio millón de dólares.

Koepka ingresará en enero en un exclusivo club de sólo cuatro miembros

Obviamente, la principal motivación de ofrecer un cheque más generoso para el campeón a costa del resto de los jugadores no era otra que despertar el interés de los mejores del mundo por jugar estas tres semanas, especialmente aquellos cuyo circuito base es el PGA Tour, es decir, una gran parte de los mejores del mundo. Pues bien, la respuesta a si eso ha servido de algo es que la duda es más que razonable, al menos en lo que respecta a Turquía y Sudáfrica, los dos torneos que ya se pueden analizar porque su lista de entradas de jugadores es pública.

Es cierto que Turquía ha mejorado sus números respecto a los cuatro años anteriores. Según el ranking mundial, su ‘Strength of the Field’, el baremo que sirve para medir el potencia del torneo, es de 232, con un botín para el ganador de 42 puntos. Estas cifras son sensiblemente mejores a las del año pasado (184 y 36) y a 2016 (148 y 30), pero muy parecidas a las de 2017 (222 y 40). El torneo está un poco mejor, pero no parece suficiente para lanzar las campanas al vuelo.

Shugo Imahira: ¿quién es el ‘patito feo’ que sacó a Mickelson del top 50 mundial?

En Turquía este año hay un top ten mundial (Justin Rose), nueve top 50 y 27 top 100, mientras que en 2017 hubo 1 top ten mundial, 10 top 50 y 20 top 100. No hay tanta diferencia como la que sí supone doblar el cheque del ganador. En cuanto al objetivo de atraer ‘carne’ de PGA Tour, el único que ha viajado a Turquía, en cuanto a los americanos más importantes, es Patrick Reed.

El asunto es aún más peliagudo en cuanto al Nedbank Challenge. Aún no se sabe el ‘SOF’ de ranking mundial que va a tener este año ni los puntos para el ganador, pero según los jugadores que ya han confirmado su presencia el torneo va a tener un nivel muy parecido al del año pasado, cuando fueron 173 y 34 puntos para el campeón. La pérdida de potencial respecto a los dos años anteriores es brutal (2017: 250 y 44 y 2016: 268 y 46). El golfista mejor clasificado del mundo asegurado ahora mismo es Tommy Fleetwood, 18º del ranking.

Rory gana con el plan A y también con un plan B que no siempre se le valora

Será el European Tour quien tenga que sacar sus propias conclusiones sobre las medidas que adoptaron a principio de año y su funcionamiento. Desde luego, con los fríos datos en la mano no da la sensación de que hayan sido un éxito, al menos no al nivel que seguro ellos mismos esperaban.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here