Inicio Grandes Circuitos European Tour La ecuación infinita que jamás lograremos resolver
Ross McGowan vuelve a ganar en el European Tour 11 años después

La ecuación infinita que jamás lograremos resolver

Compartir
Ross McGowan posa con el trofeo de campeón del Open de Italia. (© Golffile | Stefano Di Maria)

Ross McGowan (-20) ha conquistado el Open de Italia en el Chervo Golf Club de Brescia. Es su segundo triunfo en el European Tour tras el Madrid Masters de 2009. Han pasado exactamente once años y catorce días entre aquel trofeo en el Centro Nacional de Golf y el de este domingo. Cuando ganó en Madrid era un prometedor jugador inglés de 27 años, hechuras tranquilas, soberbio con el putt y muy fino con los hierros cortos. Hoy en Italia sigue siendo lo mismo, salvo por lo de prometedor. Ahora es ya un veterano más que consolidado que rebota en campeón tras una pila de años dando tumbos por el Challenge Tour, el Sunshine Tour y, lo que es peor, algún que otro quirófano.

Hay otro modo de entender la enorme dimensión de Jon Rahm…

La apasionante ronda final del Open de Italia ha vuelto a poner de manifiesto lo difícil que es ganar en golf. No existe el manual del buen campeón. No hay una fórmula secreta. No hay un tutorial en youtube que uno pueda ver a las tres de la mañana entre desvelos y pueda decir después: ya está, lo tengo. Sé lo que tengo que hacer para ganar. En absoluto. Es la ecuación infinita que jamás lograremos resolver. Todos ganan cuando pueden. Si es que pueden algún día. Y listo. Cuanto más se arrime uno al trofeo más opciones tendrá de llevárselo, pero la suerte suprema, la estocada final del domingo no entiende de fórmulas magistrales. Es un don de la oportunidad que se tiene o no se tiene. Y no se tiene siempre. A veces, sólo una vez. Otros, dos. Muchos, ninguna.

Little Jon campa a sus anchas en el bosque de Sherwood

La victoria no es la receta del bizcocho de la abuela que pasa de generación en generación. Para ganar hay que reinventarse cada semana, estar cerca, apretar lo que se pueda y esperar que ese día no haya nadie un poco más iluminado que tú. McGowan, que estuvo a punto de jugar la Ryder Cup de Gales en 2010, ha estado once años y catorce días sin volver a ganar en el European Tour y lo ha hecho en una semana donde se puso líder en solitario por primera vez en el hoyo 70 del torneo tras meterla desde el búnker en el hoyo 16. Y por segunda, y definitiva, en el hoyo 18 tras embocar un putt sideral de cuatro metros. Desde el tee ha fallado más que nadie, pero este campo lo permitía y con el putter ha sido el mejor. Como aquel sábado de Madrid cuando hizo 60 golpes… Ha tenido el don de la oportunidad.

El sexto sentido de Tiger Woods se llama Masters de Augusta

Sobre lo difícil que es ganar puede dar una conferencia Laurie Canter (-19). Ha sido líder del torneo durante 69 hoyos, ha perdido la condición en el 16 de hoy, la ha recuperado con un tirazo magistral en el 17 y la ha vuelto a perder en el 18 fallando un putt que era la mitad del de McGowan. Ha sido líder en 70 de los 72 hoyos y no ha ganado. Es el don de la oportunidad. El clic. Lo que no sale en los manuales. Canter ha dado la sensación esta semana que va a ganar en el European Tour más pronto que tarde. Lo tiene todo: pegada, arrojo, actitud, templanza… Pero claro, también parecía que McGowan iba a jugar la Ryder de Gales.

Brutal: DeChambeau supera por primera vez las 400 yardas de vuelo

Otro que lleva tiempo intentando encontrarse con ese bendito don de la oportunidad es Martin Kaymer (-17). Otro buen invitado a la conferencia de Canter. El alemán suma cuatro top ten en sus últimos seis torneos del European Tour. Lo está rozando. Se está arrimando. Él mejor que nadie, héroe en la Ryder Cup y campeón del US Open y del PGA Championship, sabe que no hay otro camino para volver a ganar que colocarse ahí muchos domingos. Ahora bien, ni él ni nadie sabe cuándo se producirá ese clic… Si es que se produce.

Adri Arnaus (-17) es otro que está buscando su primera victoria en el European Tour. Italia lo tenía todo para ser la semana del descorche. Ha hecho un gran torneo, ha jugado muy bien de tee a green, ha sido valiente, descarado y decidido y ha acabado en quinta posición. Arnaus ha vuelto a poner de manifiesto que está muy cerca. El putt ha sido lo que le ha separado del triunfo esta semana. Ahí tiene aún margen de mejora. Cuando consiga ser más definitivo en las distancias cortas, estará mucho más cerca del clic.

Hay detalles que a la larga pueden ser definitivos

Mención especial merece el torneo de Emilio Cuartero (-15). El golfista ilerdense no se ha metido en el top 10 por apenas un golpe. Ha finalizado decimocuarto, firmando de lejos la mejor actuación de su carrera en el European Tour. Un paso adelante. Esta semana debe ser un refuerzo importante para su confianza, una demostración de que, efectivamente, tiene un sitio reservado entre los mejores en la primera división.

Del mismo modo, conviene resaltar la buena semana de Adrián Otaegui (-13) después de ganar el Scottish Championship. Sólo la discreta ronda del sábado le ha impedido sumar un nuevo top ten. Mientras, Gonzalo Fernández Castaño (-11) suma y sigue. Ya son 19 de las últimas 20 vueltas que ha jugado en las que ha entregado un resultado de par o mejor. Ahí queda eso.

Y hablando del don de la oportunidad, que le pregunten a Tao Geoghegan Hart, paisano de McGowan y campeón este domingo del Giro de Italia con apenas 25 años y en su segunda presencia en esta gran carrera. Ha ganado a unos pocos kilómetros de McGowan, concretamente a una hora y media en coche. Ha vestido la maglia rosa un día. Hoy.  Dejen de buscar el manual…

Consulta aquí los resultados en vivo