Inicio Grandes Circuitos European Tour Un reseteo clave cocinado durante una pertinente ‘parada en boxes’
Sebastián García Rodríguez nos cuenta la historia del eagle del 17 tras el doble bogey del 16

Un reseteo clave cocinado durante una pertinente ‘parada en boxes’

Compartir
Sebastián García Rodríguez. (© Golffile | Oisín Keniry)

Sebastián García Rodríguez terminó el Estrella Damm Andalucía Masters y se fue a Madrid antes de viajar al Portugal Masters. Hay que desconectar entre burbujas y jugar tan cerca de casa es un lujo que no se puede dejar pasar. No obstante, su escala en la capital tenía otra motivación igual o más importante. Había decidido reunir a su gabinete de crisis porque las cosas, sin ir mal, no iban del todo bien…

Sebas sentía que estaba jugando bastante mejor de lo que decían sus resultados. Estaba haciendo las cosas bien, pegando a la bola como le gusta, pero la actitud no estaba siendo la mejor y le estaba limitando en el campo. Ojo, mucho mérito del madrileño, ya que fue él mismo quién se autodiagnosticó y decidió ponerse manos a la obra para solucionarlo.

Un Expediente X impulsa a Coetzee al liderato y a Sebas a la lista de candidatos

Así, el miércoles pasado en Madrid se vio con su equipo más próximo: Pepín Rivero, Edu Serrano y el psicólogo Ricardo de la Vega. Fue algo así como la revisión de la ITV o, en versión golfística, ITM (Inspección técnica mental). Una actualización. No había que tocar nada ni hacer ningún cambio, simplemente era cuestión de recordar todo lo bueno que están haciendo desde hace ya un tiempo y que está funcionando. «Fue una puesta al día. La necesitaba. En los últimos torneos estaba en el campo como adormilado, con mala actitud, quejándome mucho, poniendo mil excusas cada vez que un golpe no salía como yo quería y así no podía disfrutar ni exprimir lo bueno que sí estaba haciendo», explica Sebas a Ten Golf.

En Portugal ha venido con la mente fresca y las excusas, en casa. Y el mejor ejemplo de cómo ha funcionado esa ‘parada en boxes’ ha sido lo que ha ocurrido hoy en los hoyos 16 y 17. Sebas cometía un error en el 16 y se apuntaba un doloroso doble bogey que lo sacaba prácticamente de la ecuación de la victoria. Hace una semana le habría costado mucho más digerirlo y posiblemente le habría dejado sin torneo. Esta vez, sin embargo, puso en en práctica rápidamente el ‘reset exprés’ que tiene trabajado con su psicólogo. «Lo primero que hago tras sacar la bola del hoyo es coger el libro de medidas y empezar a pensar en el siguiente golpe. Me pongo a prepararlo. Lo que ha ocurrido antes ya es historia», asegura.

Pasen y vean en el Portugal Masters algunas cosas curiosas…

De este modo, lo siguiente que ha hecho es pegar un ‘drivazo’ espectacular en el 17 y un grandísimo segundo golpe. Tenía 188 metros a la bandera y ha pegado un hierro 6 medio, sin apretar. «La bola ha salido a las nubes, perfecta y ha botado a un metro del hoyo. Esperaba que se sujetara más, pero ha terminado al final del green», explica. Después ha metido el putt del día, desde unos doce metros. «Lo hemos visto muy bien, con caída de derecha a izquierda y me he centrado solo en la velocidad. Ha sido perfecto», apunta.

En Portugal andan casi todos con dos lagrimones en los ojos…

Sebas tiene claro que mañana tendrá una buena oportunidad de triunfo. La previsión meteorológica advierte de que soplará viento en el Dom Pedro Victoria este domingo. El madrileño lo pide. «Me vendría bien en mi posición para recuperar. A mí además me gusta el viento», asegura. El objetivo es mantener la misma línea y decir en alto la frase Pepín en el calentamiento antes de salir a jugar: «Adelanta las manos en el inicio y gira en el mismo pivote». Es el mantra que recordaron también el pasado miércoles y que Sebas está repitiendo cada día en Portugal antes de salir a jugar. Está a tres golpes del líder, el sudafricano George Coetzee. Y las excusas, en casa.

Consulta aquí los resultados en vivo