Inicio Grandes Circuitos European Tour Bezuidenhout gana y, a lo tonto, busca ya el estandarte del golf...
Victoria de Christiaan Bezuidenhout en el Open de Sudáfrica

Bezuidenhout gana y, a lo tonto, busca ya el estandarte del golf sudafricano

Compartir
Christiaan Bezuidenhout posa con el trofeo de ganador del Open de Sudáfrica. © Golffile | Thos Caffrey
Christiaan Bezuidenhout posa con el trofeo de ganador del Open de Sudáfrica. © Golffile | Thos Caffrey

Christiaan Bezuidenhout (-18) ha ganado sin demasiados problemas el Open de Sudáfrica. Lo ha hecho después de entregar un 69 limpio y ciristalino (un solo bogey, tres a lo largo de los 72 hoyos) en la última jornada y con cinco golpes de ventaja sobre Jamie Donaldson (-13), que ha tratado de mover la silla al líder por los primeros nueve sin éxito.

¿Hay una prueba mayor de consistencia que tres tarjetas de 67 golpes en un campo de minas?

Los jugadores sudafricanos consideran casi imprescindible ganar este torneo para de verdad considerarse realizados y completos, y es muy cierto que los mejores de la historia, los que han ganado al menos un Grande, lo tienen en su palmarés (Locke, Player, Els, Goosen, Immelman, Oosthuizen), todos excepto Carl Schwartzel, que ha quedado dos veces segundo y antes o después deberá limpiar tal mancha en su historial… En Sudáfrica, como es bien sabido, los buenos jugadores salen de debajo de las piedras, así que habrá que tener muy en cuenta el ascenso imparable de Bezuidenhout en el ranking mundial, puesto que ya sólo tiene a un compatriota por delante, Louis Oosthuizen, y no demasiado lejos. ¿Será Christiaan capaz de recoger el estandarte de un golf de tanto prestigio y calidad como el sudafricano? Nadie habría apostado por ello anteayer, pero hoy no queda más remedio que dar crédito a tal posibilidad.

Sullivan pierde la hoja de ruta y Rozner hace historia en el golf galo

Este jugador, que siempre parece llegar, ver y vencer a la chita callando (es como si disparase con silenciador), ha vuelto a dar la talla en un campo complicado, el recorrido del Gary Player Country Club de Sun City, donde es imposible sacar la cabeza si el juego no está muy ordenado. Se le da muy bien pasar con finura el filtro de la exigencia y no en vano se estrenaba como ganador en el circuito europeo en Valderrama hace año y medio. Ahora ya suma tres triunfos y dos han sido consecutivos, el de esta semana y el Alfred Dunhill Championship de la anterior. Diríase que el maldito 2020 a él se le va a quedar corto…

Se meterán en la Final de Dubai hasta el puesto 72-75 de la Race

Su juego de tee a green suele ser muy certero y parece elevar la concentración cuanta más precisión demandan los disparos. Además, es paciente y no se deja dominar por la ansiedad o los nervios. Hoy, por ejemplo, sacaba un bogey espléndido en el hoyo 8 después de irse al agua y embocando un putt de unos tres o cuatro metros; a continuación, salvaba una situación delicada en el 9 y, una vez que le había visto las orejas al lobo, metía la directa y encadenaba tres birdies para sentenciar. Fin del asunto. Es un extraordinario pateador, y en concreto resulta muy fiable en ese perímetro del metro y medio, todo un colchón de seguridad cuando aparecen las vacas flacas en cualquier vuelta.

VÍDEO | La tercera ronda de Bezuidenhout en el South African Open, al detalle

El Open de Sudáfrica también ha servido para confirmar la tercera juventud competitiva del galés Donaldson (tiene 45 años), que se ha metido con esta actuación en la Final de Dubai, objetivo impensable para este jugador hace unos meses. Y los recursos que atesora Dylan Fritelli (-11), que hoy ha ido de lío en lío, hasta tal punto que verdaderamente resulta casi imposible explicar que haya finalizado tercero, con una ronda bajo par y un solo bogey en la tarjeta.

El Open de Sudáfrica, una espina profunda y clavada con saña…

La actuación de la Armada española no ha pasado finalmente de discreta, con Pablo Larrazábal (+1, hoy vuelta de 70) y Gonzalo Fernández Castaño (+1, hoy vuelta de 73) como mejores situados en el puesto 35º. El Open de Sudáfrica, por tanto, sigue siendo para nuestro golf esa espina clavada con saña, profunda y venenosa.

Consulta aquí los resultados finales del Open de Sudáfrica