Inicio Grandes Circuitos Ladies European Tour Del subidón, al tierra trágame: Carmen Alonso

Del subidón, al tierra trágame: Carmen Alonso

Compartir
Carmen Alonso. © Tristan Jones

(Serial para despedir 2019. Nuestros profesionales nos cuentan su peor y mejor momento del año. Del subidón, al tierra trágame. Hay de todo, como en botica).

Carmen Alonso ha completado una espléndida temporada en el Ladies European Tour. Ha finalizado en el puesto 36º, su mejor clasificación en los últimos años. Ha disputado 18 torneos y sólo ha fallado cuatro cortes. Además, ha sumado tres top ten, con una segunda posición en el Santander LETAS de Valencia. Un año sólido en el que también ha tenido sus buenos y malos momentos. De jugar en casa con sus sobrinos delante a un viaje-pesadilla entre Madrid y Abu Dhabi.

Del subidón al tierra trágame: Carlos Pigem

El subidón:

Mi mejor momento de 2019 ha sido en el torneo de La Reserva, en abril. Llevaba tiempo jugando bien, en progresión, pero los resultados no terminaban de salir y hacer un top ten en casa fue un punto de inflexión, especialmente porque me colocaba en una situación mucho más cómoda en el ranking del Ladies European Tour. Hacer ese resultado en España, con mi familia allí y mis sobrinos fue de lo mejor del año, sin duda.

Rahm será el ‘jefe’ del Tournament of Champions de Hawái

Tierra trágame:

Y lo peor no fue exactamente en un campo de golf, pero sí en un viaje de un torneo a otro. Concretamente, en el desplazamiento de Marruecos a Abu Dhabi. Viajamos en un avión de Etihad desde Madrid y, de repente, se suben en el avión unas doscientas personas que nunca habían montado en un avión, todos vestidos de blanco y con un gorrito blanco en la cabeza, no sabían ni inglés ni francés, se sentaban donde querían, si estaban en tu sitio y les decías que se habían equivocado no se movían ni con agua caliente. Empezamos el vuelo y nada más ponerse en marcha, aún por la pista, se pusieron todos a rezar. Ahí yo dije que al menos el avión estaba bendecido. Después, en cuanto tomó altura las mujeres su pusieron a cantar y fue un poco desagradable porque era un vuelo nocturno y tenían muy poco respeto hacia los demás pasajeros. Por último se me ocurrió ir al servicio antes de bajar y aquello era horroroso… El mejor momento del viaje fue cuando tomamos tierra y nos dimos cuenta de que aquello se había acabado.

Lo que aprendimos Jon y yo tras el hoyo 11 del THE PLAYERS