Inicio Grandes Circuitos PGA Tour A Jon Rahm no le van las semanas intrascendentes
El de Barrika recupera las mejores sensaciones de cara a la jornada final del CJ Cup

A Jon Rahm no le van las semanas intrascendentes

Compartir
Jon Rahm durante la tercera jornada del CJ Cup en Shadow Creek. © Golffile | Ken Murray
Jon Rahm durante la tercera jornada del CJ Cup en Shadow Creek. © Golffile | Ken Murray

Visto lo visto, hay que reconocer que no fue nada certero aquel calificativo entre comillas (‘rutinario’) con el que el cronista arriba firmante se refería el pasado jueves al excelente 67 con el que Jon Rahm (-7) arrancaba en la CJ Cup. Ni siquiera de un modo más o menos irónico puede considerarse rutinario tal registro en este Shadow Creek, siempre dispuesto a buscarle las cosquillas al jugador…

Rahm vuelve a dejar su sello con un eagle de fábula (vídeo)

El de Barrika, después de sudar la gota gorda el viernes en el recorrido de Las Vegas, ha firmado en la tercera ronda un buen 69 que, salvo morrocotuda remontada por su parte y colapso generalizado en los últimos partidos, no le va a permitir luchar por el triunfo el domingo, ya que saldrá a ocho golpes del líder, Rusell Henley (-15) y, además, con un nutrido y potente paquete de jugadores por delante. Sin embargo, a Jon no le van en absoluto las semanas intrascendentes. Más bien, le producen urticaria. Así que normalmente siempre se las arregla para dejarse una penúltima puerta abierta.

Jon se atasca, Sergio se queda corto y ambos necesitan un sábado redondo

De acuerdo, quizá ya no pueda ganar, pero este sábado, después de quedarse casi fuera de juego con un doble bogey en el hoyo 8, par 3, tras fallar la salida, apretaba y apretaba por los segundos nueve hoyos, hasta el final, para quedarse por ejemplo a un solo golpe del top ten del torneo. Sacaba adelante dos excelentes birdies en los hoyos 11 y 12 y a continuación no iba a dejar de crearse muy buenas opciones, aunque sólo cristalizara un magnífico eagle en el 16 tras empalar una magnífica madera desde la calle, a más de 260 metros de la bandera. En definitiva, se ha procurado una absoluta certeza: este domingo, saliendo por delante, sabe ya que un gran registro le puede llevar incluso al top 5, con todo lo que ello significa: más puntos Fedex, más puntos de ranking mundial, un cheque más jugoso y, sobre todo, la plena satisfacción del deber cumplido. No son cuestiones menores.

Una obra de arte de Sergio García desde la arena

Queda claro, en todo caso, que Jon ha recuperado de cara a la jornada final las mejores sensaciones y el control de las operaciones tras el paréntesis de una segunda ronda atravesada. Y mañana, más. Con este tipo siempre queda ese consuelo: mañana, más y mejor.

El Houston Open permitirá el acceso de 2.000 espectadores diarios

Sergio García (-3), por su parte, bastante ha hecho con entregar una tarjeta de 72 golpes, par en el día, después de sufrir lo indecible con el juego de tee a green, puesto que sólo cogía cinco calles y apenas siete greenes en regulación. Un señor infierno en un campo cuyo rough penaliza que da gusto. ¿Se le están haciendo un poco largas estas tres semanas consecutivas de competición después de ganar en la primera de ellas? Es posible, porque su juego largo, en general, venía en perfecto estado de revista. Lo único positivo de esta jornada tan dura es que el de Borriol ha aceptado el reto y ha luchado hasta el último suspiro. Necesita un último derroche de energía para marcharse de Las Vegas con mejores sensaciones, pensando ya en esa larga recta final de la preparación del Masters.

Consulta aquí los resultados en directo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here