Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Una estadística donde manda Justin Thomas y que Rahm tiene en el...

Una estadística donde manda Justin Thomas y que Rahm tiene en el punto de mira

Compartir
Justin Thomas.

El Sentry Tournament of Champions ha sido el primer torneo del año y ha dejado muchos datos para analizar y extraer conclusiones interesantes. Aquí va una batería bastante completa…

Justin Thomas es el rey del PGA Tour entre los menores de 30 años. Y ojo porque esto no es poca cosa. En este mismo rango hay jugadores como Jordan Spieth, Jon Rahm, Bryson DeChambeau, Brooks Koepka, Patrick Cantlay, Xander Schauffele, Patrick Reed o Tommy Fleetwood, por citar sólo unos cuantos. Poca broma. Pues bien, con doce victorias ya en su haber, el golfista de Kentucky es el jugador que más triunfos atesora entre los menores de 30 años en el PGA Tour. Hay que decir que acabar de superar esa edad Rory McIlroy, que hasta ahora era el rey absoluto.

CRÓNICA: Aviso a navegantes en medio de una tortuosa montaña rusa

Este es un récord que, por ejemplo, Jon Rahm tiene en el punto de mira, aunque no es fácil de cumplir. De momento, el de Barrika ha logrado cuatro tirunfos en el PGA Tour y tiene 24 años. Le quedan cinco más antes de cumplir los 30, por lo que debería ganar casi dos torneos por año para llegar a la cifra de doce. No es sencillo, aunque Jon es uno de los que está llamado a poder conseguirlo.

– Siguiendo con Thomas, hay un dato curioso. De los doce torneos que ha ganado, la mitad han sido los mismos. Es decir, ha ganado en dos ocasiones tres torneos distintos: Sentry (2017 y 2020), CJ Cup (2017 y 2019) y CIMB Classic (2015 y 2016). Está claro que cuando un campo le entra por el ojo, Thomas es un rival de mucho cuidado.

Rahm se despide de Hawái frustrado y desesperado

– Los cambios (con la ayuda del viento) han convertido el Plantation Course de Kapalua Golf en un test mucho más exigente que en el pasado. La cifra de -14 del campeón es la segunda más alta en la historia de este campo, que acoge el torneo de campeones desde 1999. Sólo en 2006, cuando Stuart Appleby venció por tercera vez consecutiva con -8, se vio un resultado más cercano al par. En cualquier caso, por muchos cambios que haya habido en el campo, ayer se vio que la experiencia es un grado en Kapalua. Los tres jugadores que disputaron el desempate, Thomas, Schauffele y Reed, habían ganado previamente el torneo.

Patrick Reed se metió en el playoff y luchó por el triunfo hasta el final por la garra que tiene, su juego corto y un actuación prodigiosa en los greenes. Consiguió nada menos que 45 greenes a un putt durante la semana, récord absoluto en Kapalua. El anterior registro estaba en 36.

Un aficionado grita «tramposo» a Reed en mitad del putt decisivo

– Jon Rahm y Patrick Reed fueron los únicos que acabaron sin bogeys en la última ronda del Sentry, aunque no les sirvió para ganar. Seguro que no es mucho consuelo para Jon, aunque al menos demuestra que su juego largo sigue en perfecto estado de revista, ya que ayer fue la jornada de golf más difícil de la semana en Hawái, con una media de golpes por encima de los 72.

Rickie Fowler tampoco se pudo meter en la lucha por el triunfo final, pero mantiene su inmaculada estadística en Kapalua: ha jugado cuatro veces y siempre ha terminado entre los seis primeros.

El error de Justin Thomas que desencadenó un final de ‘thriller’

Patrick Cantlay terminó con cuatro birdies en los últimos cinco hoyos. Eso le permitió finalizar en la cuarta plaza. Ese esfuerzo final le ha permitido sumar los puntos suficientes como para superar a Tiger Woods en el ranking mundial y colocarse sexto. Uno piensa en la pelea de los americanos por meterse en los Juegos Olímpicos y es imposible que no se haga la boca agua.