Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Malnati es un tipo al que conviene escuchar en estos tiempos de...
Un interesante discurso tras proclamarse ganador del Valpsar Championship

Malnati es un tipo al que conviene escuchar en estos tiempos de locura

Compartir
Peter Malnati © PGA Tour
Peter Malnati © PGA Tour

En estos tiempos de locura, con torneos que reparten 25 millones de dólares en premios y fichajes estratosféricos que rompen la banca, de vez en cuando aparecen personajes con los pies en la tierra que tiran de sensatez para explicar mejor que nadie la realidad. En este caso hablamos del estadounidense Peter Malnati, que utilizó el potente altavoz que le daba anoche el hecho de lograr en el Valspar Championship la segunda victoria de su carrera en el PGA Tour para lanzar un discurso al que conviene prestar toda la atención.

«Cuando nació mi hijo Hatcher, en 2019, eliminé todas las redes sociales de mi teléfono y soy una persona más feliz. No es que las redes sean malas, pero yo no las usé especialmente bien porque siempre leía los comentarios y me daban ganas de interactuar, algo que no era saludable para mí. Así que decidí quitarlo todo. No sé específicamente qué se está diciendo de mí, del PGA Tour o de nuestro deporte en general, pero lo que sí se es la dirección que se ha estado tomando en los dos últimos años», comenzó diciendo Malnati.

«Siento que esta victoria, en primer lugar, es importante para mí, para mi familia, para mi caddie y para el equipo de personas que me apoyan. Pero a mayor escala, también lo es para Tampa, para los Copperheads, para Valspar y para todos los eventos del PGA Tour que se encuentran en este nuevo ecosistema preguntándose dónde encajan y si importan. Quiero que la gente de los Copperheads, de Tampa y de Valspar sepan que hay miles de Peter Malnatis que tienen 10 años ahora mismo, o son adolescentes, y suenan con jugar al golf en el PGA Tour y vivir el momento que yo acabo de vivir. Y si no tenemos comunidades que crean en lo que hace el circuito y patrocinadores que lo apoyen, no tendremos estos momentos», añadió.

«Sé que la narrativa ahora gira mucho en torno a que estamos llegando a Augusta, nos estamos preparando para los majors, estamos en esa parte de la temporada. En cuanto a la gente que juega al golf al más alto nivel, el 90% de nosotros sueña con el momento que acabo de vivir. Hay un 10% que probablemente orienta sus agendas a centrarse en los majors. Pero el 90% de los que hemos llegado al máximo nivel del golf profesional y el 100% de la gente que sueña con estar aquí vive para un momento como el que he tenido yo hoy», detalló.

«Es algo increíble. Estoy orgulloso de mí mismo, trabajé muy duro, estoy orgullos de mi familia, me apoyó al máximo, pero eso no valdría de nada si no tenemos torneos en los que jugar ni comunidades que piensen que estos torneos importan, o si no tenemos organizaciones anfitrionas como los Copperheads o las otras muchas que hay por todo el país. Sin ellos, no tenemos PGA Tour. Así que esta victoria es para ellos y para toda esa gente que se pregunta cuál es el significado de su evento», se sinceró Malnati tras su triunfo.

«Su evento significa que el entretenimiento llegue a su comunidad, que se cumplan los sueños de personas como yo y que de alguna forma se devuelva la riqueza al lugar donde jugamos. Este torneo es un brillante ejemplo de ello, no podría estar más orgulloso y honrado de ganar, de ganar aquí, de ganar un evento como este. Quiero que todos los torneos sepan que cada evento del PGA Tour, cada evento del Korn Ferry Tour, cada evento del PGA Tour América sepan que importan», finalizó sobre este asunto.

Una victoria delante de su familia

En su extensa comparecencia ante los medios de comunicación, Malnati recordó también que la del Valspar era la primera victoria que podía celebrar con su familia al completo. En su anterior triunfo, hace nueve años, aún no era padre. «Ese momento de ganar un torneo y que tu familia salga al green a abrazarte… Eso es algo que he visto a muchas familias y había sido mi sueño. Ha habido muchos momentos en los nueve últimos años en que me he preguntado si alguna vez podría vivir esa experiencia», dijo.

«Estoy satisfecho con quién soy, con mi forma de vivir y con el trabajo que le he dedicado a esto. Si nunca hubiera podido vivir este momento, todo habría estado bien igualmente. Pero tengo que reconocer que fue algo muy especial, una experiencia increíble, la recompensa a todo el trabajo duro, a todas las veces que me he subido a ese avión y he volado lejos de mi familia mientras ellos se quedaban en casa. Todo ha servido para preparar este momento». se sinceró.

«Creo que aún no he asimilado todo esto lo suficiente. ¿Sabes? El golf no era lo mío cuando era un chaval. No venía de una familia de golfistas, tiraba a canasta en la entrada de mi casa y jugaba al béisbol tirando la bola contra la pared. Siempre me imaginé siendo Omar Vizquel o Michael Jordan. Ese tiro en los últimos segundos para deshacer un empate… Y luego el golf se convirtió en lo mío, en secundaria y en la universidad. Jugar el PGA Tour era sólo un sueño, no era un objetivo realista. Era un jugador universitario mediocre. Pero salía a entrenar cada día y mi último putt de seis pies era siempre soñando que servía para ganar un torneo. Soñaba que estaría casado con el amor de mi vida y ella y mis hijos saldrían corriendo al green… Y hoy los vi después de tirar el primer putt del 18, así que fue increíble», relató Malnati.

Una invitación para el Masters

Ganar el Valspar permitirá al bueno de Peter Malnati jugar dentro de un par de semanas el Masters. Una oportunidad que le sirvió para recordar su curiosa relación con Augusta: «Cuando era niño me decían: ‘Mi tío tiene entradas para el Masters, ¿quieres venir?’, ‘mi amigo tiene entradas, ¿te apuntas?’, pero yo siempre decía que no, que no me parecía divertido ir a ver a otros jugando al golf así que no iba».

«Cuando me convertí en miembro del PGA Tour de vez en cuando alguien me decía: ‘¿Oye, te apetece venir a jugar a Augusta?’, pero yo decía que no. Quiero jugar en Augusta cuando esté en el Masters. Así que tener una invitación… Bueno, pueden decidir no invitarme, supongo, aunque históricamente creo que son bastante consistentes en eso y creo que recibiré la invitación. Y que probablemente la acepte y vaya a jugar el Masters (dijo entre risas). Será otro sueño de infancia. Todavía no lo he asimilado del todo, porque… ¿cuándo es? Cuando me relaje será increíble pegar ese golpe de salida del 12 de Augusta… Aunque de todo esto, lo que más me importa es que estaré al menos 12 años en el PGA Tour«, dijo después de asegurarse dos años más de tarjeta con su victoria en el Valspar en la que está siendo su 10ª temporada en el circuito.