Inicio Grandes Circuitos PGA Tour ¿Se podría patear esta semana como lo hacía Horton Smith?

¿Se podría patear esta semana como lo hacía Horton Smith?

Compartir
Horton Smith.
Horton Smith.

El Detroit Golf Club, sede del Rocket Mortgage Classic que se disputa esta semana, es un lugar que destila historia. Primero, por su longevidad, puesto que fue fundado en 1899. Segundo, por sus dos recorridos, Norte y Sur (el torneo se juega en el Norte), diseño de una leyenda como Donald Ross, abiertos en 1916, aunque convenientemente remozados con el paso del tiempo. Y tercero, porque fue la casa de Horton Smith durante casi dos décadas, pues allí ejerció de profesional de club desde 1946 y hasta el año de su muerte, en 1963.

Podcast: Tomen asiento, preparen un aperitivo y a disfrutar

Entre otras cosas, como bien es sabido, Horton Smith fue el primer ganador del Masters de Augusta, torneo que se llevó dos veces y en el que participó hasta el mismo año de su temprana muerte (falleció con 55 años). Ganó 32 torneos de lo que hoy es el PGA Tour y sumaba catorce victorias antes de cumplir los 23 años, récord hasta el día de hoy. Pero, casi por encima de todo, Smith pasó a la historia como un extraordinario pateador, el mejor de la época según voces autorizadas como las de Bobby Jones o Walter Hagen. Era un auténtico killer en los greenes.

La pinza ayudó a Webb Simpson a quitarse la depresión ‘post-anchoring’

La respuesta a la pregunta que abre este reportaje es rotunda: NO. No, nadie podría patear esta semana, ni ninguna otra, como lo hacía Horton Smith en los greenes del Detroit Golf Club. Esa manera de ‘muñequear’ (VER VIDEO)  ya no se estila, por tres razones fundamentales, tal y como nos apunta José Carlos Gutiérrez, uno de los profesores más reputados del golf nacional de élite. “Aquellos putters eran más ligeros, la bola no tenía nada que ver, no salía tan despedida como la actual, y hoy en día la superficie de los greenes son cristales. En aquellos tiempos se pateaba mucho más por sensaciones y había que golpear de verdad a la bola, con más soltura. Hoy en día tendrías muchos problemas para controlar las distancias pateando de ese modo”.

DeChambeau desvela su dieta con siete batidos de proteínas diarios

Técnicamente, ese movimiento de muñecas, sobre todo de la izquierda, era muy interesante, puesto que ayudaba decisivamente a llegar con la cabeza del palo muy cuadrada a la bola, manteniendo la línea perpendicular sin apenas mover los hombros. Otros grandes jugadores que imitaron el llamado ‘hooding secret’, que así nombró Smith al acto de girar la muñeca izquierda, fueron Ben Crenshaw o Loren Roberts, otros extraordinarios pateadores, por cierto.

Rocket Mortgage Classic: horarios y dónde ver en directo por televisión