Inicio WGC WGC FedEX St. Jude Invitational Koepka baja diez golpes su media reciente y se queda tan ancho
Es el líder en solitario del WGC Fedex St. Jude Invitational, tras la primera ronda en TPC Southwind

Koepka baja diez golpes su media reciente y se queda tan ancho

Compartir
Brooks Koepka. © WGC Fedex St. Jude Invitational
Brooks Koepka. © WGC Fedex St. Jude Invitational

La media de golpes de Brooks Koepka (-8) en sus últimas ocho rondas de competición, antes de arrancar el WGC Fedex St. Jude Invitational, era de casi 73 golpes (72,87), un guarismo muy alto que este tipo de jugadores no maneja ni por asomo, por complicados que sean los campos y duras las condiciones de juego. Este jueves, sin embargo, se ha ido más de diez golpes por debajo de esa media tras cerrar una ronda de 62 en el par 70 que presenta el TPC Southwind de Memphis.

El tiralíneas de Sergio recoge a tiempo su merecida recompensa

No hace falta señalar que el de Florida comienza este campeonato del mundo como lo acabó el año pasado, pues es el líder en solitario con dos golpes de ventaja sobre Rickie Fowler (-6) y Brendon Todd (-6). Y tampoco hace falta insistir demasiado en que a este jugador se le afila el rostro cuando llegan las citas más importantes del calendario.

Jon estrena su Número Uno con una ronda que ha sido de todo, menos tranquila

Salvo aquel notable séptimo puesto en el Heritage, lo cierto es que la versión de Koepka tras el parón obligado por la pandemia era más bien plana. O trabada, para ser más exactos. Así que no hace falta ser ningún sesudo analista para entender que mucho han tenido que cambiar las cosas este jueves, en tierras de Tennessee. Pero sobre todo, por encima de todo lo demás, lo que ha hecho hoy Brooks es poner la bola a rodar en los greenes de forma tan fantástica como certera. Desde todas las distancias, además. De hecho, a lo largo y ancho de los torneos anteriores, su juego de tee a green había pasado por fases que resultaban hasta brillantes, pero una y otra vez se mostraba incapaz de enchufar en los greenes con cierta regularidad, dejándose por el camino infinidad de opciones de birdie, incluso desde distancias más bien cortas. Dicho de otro modo: el putter no le estaba ayudando a dispararse en la tabla en los tramos de bonanza, ni tampoco le sostenía cuando venían mal dadas. Hoy, su juego de putt no sólo le ha acompañado, sino que además le ha brindado algunos bonus desde distancias que rondaban o superaban los seis metros. Ahora, a ver quien lo baja de ahí.

En busca del Rey del post confinamiento (y otros datos de interés)

Si nos vamos al vagón de cola, y es obligado hacerlo, casi puede apostarse ya a favor de que Rory McIlroy (+3) no va a ganar este WGC. Once golpes de desventaja con la cabeza parecen muchos, incluso para él. El norirlandés no levanta cabeza y, aunque podemos estar seguros de que mejorará sus prestaciones esta misma semana, quizá no le llegue para llegar hasta arriba del todo en la tabla.

La insólita carambola que produciría un empate en el Número Uno entre Jon y Rory

El TPC Southwind ha respondido a su perfil de campo, perfectamente reconocible: admite los tarjetones, pero es casi indispensable jugar muy bien para hacerse con uno, y a la vez suele castigar a quien no va por el sitio. Sergio García (-3), por ejemplo, al final le ha sacado rendimiento al juego de tiralíneas que ha trazado en los dos últimos tercios de su vuelta, mientras que Jon Rahm (PAR) y Rafa Cabrera Bello (+3) han pagado cara la irregularidad desde el tee (el vasco ha cogido sólo ocho calles y el canario seis).

Consulta aquí los resultados en directo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here