Inicio Grandes Circuitos “Hacía tiempo que no llegaba con tanta predisposición y alegría a un...
Primera parte de una larga charla de Sergio García con Ten Golf antes del Masters

“Hacía tiempo que no llegaba con tanta predisposición y alegría a un Grande”

Compartir
Sergio García. (© Golffile | Eoin Clarke)

Una cita vía Zoom con Sergio García pocos días antes del primer Grande de 2021, el Masters de Augusta, podía dar mucho juego… Y así ha sido. Después de perderse la última edición en el coloso de Georgia por culpa del coronavirus, el español va a disputar su vigésimo segundo Masters (también es el Grande número 88 de su extensa carrera) y no está para marear la perdiz, así que habla sin componendas y aborda las cuestiones por las claras, ya sea a la hora de tratar de su juego, de las sensaciones con las que llega, o bien cuando se le ponen encima de la mesa algunos nombres propios: Tiger, Dustin Johnson, Thomas, DeChambeau, Jon Rahm, Lee Westwood, Hovland o Victor Perez, entre otros. Y en esta línea precisamente vamos a editar y ordenar esta larga conversación: una primera entrega en la que el de Borriol describe al detalle cómo y porqué se enfrenta a este ‘major’ con la mejor predisposición en años, y una segunda en la que no elude ningún nombre propio.

De charla con Sam Snead y Ben Hogan al caer la tarde en el Augusta National…

Lo primero era lo primero. ¿Cómo se encuentra de esa lesión en el pie que dio la cara la pasada semana en el WGC Dell Technologies Match Play? Porque no se puede aspirar a casi nada en un Grande si el estado físico no acompaña. “Era una pequeña tendinitis, pero ya estoy recuperado. De hecho, el sábado, cuando jugué los octavos y los cuartos, apenas me molestó”, aclara. Incluso, sabe perfectamente a que se debió la lesión. “Los días anteriores al torneo estuve entrenando tirando bolas con un ‘stance’ cuesta abajo. Es un ejercicio que hago a veces con mi padre para coger la sensación de pasar bien el peso al pie izquierdo y no quedarme enganchado, y en esta práctica, como es lógico, el pie sufre un poco más de estrés al tratar de agarrarse al suelo y me provocó esa sobrecarga. Pero me lo han tratado muy bien y no hay problema”.

“El problema del pie en el Match Play vino por un ejercicio que hago a veces con mi padre y que estuve entrenando los días anteriores al torneo”

Si algo sabe alguien que en unos días cumplirá 22 años como profesional de golf al más alto nivel es que nada ni nadie garantiza absolutamente nada en este deporte de locos. “Puedes estar muy bien, sentirte perfecto, y luego pasa lo que pasa cuando empieza el torneo”, reconoce. Pero eso no quita para que a día de hoy se vea en un excelente momento para encarar un Grande, seguramente el mejor en los dos últimos años.  “Así es, sin ninguna duda”, afirma rotundo. “Estoy ahora mismo con más ganas y predisposición de cara a los grandes por varias razones. Una fue todo el problema que tuve con el equipamiento, que no me ayudó y es una carencia o un problema que se nota más en los majors, que es donde vas más exigido. En este sentido ahora estoy más cómodo y con confianza. Por otro lado, lo que estoy trabajando con el putt me está gustando mucho. En el THE PLAYERS estuve bien en los greenes y la semana pasada en el mundial match play metí muchos putts buenos e importantes en momentos importantes. Por supuesto que también fallé algunos, pero sobre todo la sensación es buena y eso me da muchas ganas y alegría a la hora de ir a Augusta y de afrontar todo lo que viene”.

“Hay varias razones por las que estoy ahora mismo con más ganas y predisposición de cara a los grandes”

La confianza con el putter en las manos es decisiva, no hace falta recordarlo. Sin ella no hay posibilidad de rematar el trabajo. Sergio siente que la ha recuperado y por eso llega a Augusta con más predisposición y hasta optimismo. “Cuando tiras un buen putt, pero los dos siguientes son malos, y luego el siguiente bueno y luego otro malo… Si no tienes consistencia, mal asunto. Porque lo importante es tirar bien los putts, aunque no entren. Ahora estoy más cómodo, me noto más sólido y eso me da confianza. Prácticamente todos los putts los saco por la línea que quiero y eso da mucha confianza. De alguna manera sé que si acierto con la caída, la bola irá dentro”.

Sergio García. (© Golffile | Eoin Clarke)

¿Y qué es eso que está trabajando en los greenes y que tanto le ha ayudado? ¿O ha sido simplemente el nuevo putter que estrenó en el TPC Sawgrass? El de Borriol lo explica con detalle. “No es tanto el nuevo putter Titleist, aunque es verdad que me gusta y me transmite muy buena sensación. Todo parte de una idea que era volver a como pateaba en 2008, que fue de mis mejores momentos y sensaciones en los greenes. En aquel tiempo trabajé con Stan Utley y ese ‘forward press’ fuerte tan característico suyo. Pero en los últimos años, cuando trataba de recuperar esa sensación, no daba con la tecla, me quedaba a medio camino. Estas últimas semanas de trabajo, sin embargo, sí he conseguido encontrar ese grado de ‘forward press’. Me daba un poco de miedo, sobre todo en los putts de izquierda a derecha, que se me fueran demasiado por la derecha, pero resulta que no y, de hecho, saco la bola mucho mejor por la línea. Y esta sensación que he encontrado me está ayudado mucho. Incluso, como la toco mejor soy capaz de pegar más fuerte a la bola cuando lo necesito, pero sin salirme de ritmo, que es lo importante, y hasta estoy pateando bien y llegando bien al hoyo en los greenes más lentos, que siempre ha sido uno de mis problemas”.

“La mejoría en el putt parte de una idea que era volver a como pateaba en 2008, que fue de mis mejores momentos y sensaciones en los greenes”

Más allá de los greenes y del juego largo y del equipamiento hay otra parte fundamental del trabajo de un golfista en el que el castellonense transita hace ya tiempo por la buena senda. La actitud. “Eso siempre lo trabajas. Se trata de ser un poco más amable contigo mismo y ser capaz de disfrutar. Consiste en no perder de vista que tú, cuando estás en el campo, ya estás tratando de hacerlo lo mejor posible y que no sirve de nada machacarte cuando un golpe no sale. Hay que distinguir bien entre el hecho de exigirse mucho, que es normal, y el de machacarte”.

“Hay que distinguir bien entre el hecho de exigirse mucho, que es normal, y el de machacarte”.

Por último, cabe una referencia al legendario escenario que acogerá la 85ª edición del torneo, sobre todo porque esta semana próxima se espera un Augusta National con unas condiciones de juego más bien complicadas. Terreno firme y greenes duros y rápidos. Al respecto, el español lo tiene muy claro. “Es la manera como se debe jugar el campo, así es como yo lo veo. Me gusta que se juegue complicado y que los resultados no se vayan a -16 o por ahí. Esperemos que el tiempo aguante y se mantenga en esas condiciones”, señala.

“Tratándose de Tiger, la esperanza de que volverá es aún mayor”