Inicio PGA Championship PGA Championship 2020 A Koepka se le está poniendo cara de capitán general de un...
Brooks Koepka firma un 68 tras la segunda jornada en TPC Harding Park y se sitúa a dos golpes del líder, el chino Haotong Li

A Koepka se le está poniendo cara de capitán general de un PGA galáctico…

Compartir
Brooks Koepka durante la segunda jornada del TPC Harding Park. © Golffile | Ken Murray
Brooks Koepka durante la segunda jornada del TPC Harding Park. © Golffile | Ken Murray

Este es, a grandes rasgos, el hermoso (e interesantísimo) panorama que se nos ha quedado en el PGA Championship después de la segunda jornada: cerca de ochenta jugadores, todos los que han pasado el corte, andan apretados en un margen de nueve golpes, y entre ellos se encuentran todos los componentes del actual top ten mundial, así como veinte jugadores del actual top 25 y 36 de los 48 jugadores del top 50 que habían iniciado el torneo. Todo un PGA galáctico.

Un líder sin confianza, sin expectativas y sobre todo sin polémicas

En Harding Park, por tanto, todavía puede ocurrir casi cualquier cosa durante el fin de semana, mucho más si tenemos en cuenta la retahíla de nombres ilustres que saldrá el sábado en las primeras dos o tres horas de juego, con la urgente necesidad de recuperar terreno para darse todavía alguna opción el domingo: comenzando por el Número Uno del mundo, Justin Thomas (+1), que salvaba el pellejo en los hoyos finales, y continuando por Tiger Woods (PAR), Phil Mickelson (+1), Jordan Spieth (+1), Rory McIlroy (-1), Jon Rahm (-1), Gary Woodland (-1), Viktor Hovland (-1)…

Rahm pelea, sobrevive y deja interesantes pistas para lo que viene

Alguno de ellos se meterá en la pelea, podemos estar seguros. Mientras llegan o no llegan, quien no tiene ninguna urgencia es Brooks Koepka (-6). Al de Florida se le está poniendo cara de capitán general del torneo. Es como si anduviera permanentemente ahí detrás, manejando los hilos, con la situación siempre controlada, muy concentrado, muy convencido y muy relajado al mismo tiempo.

Jon Rahm: «Cuesta creer que sólo haya hecho un golpe menos que ayer»

Hoy ha firmado un 68 mas que aseado, apretando el acelerador cuando tocaba para sacarse de la manga golpes de extrema dificultad ejecutados con poderío y maestría. No aparece liderando ninguna estadística, no anda especialmente fino desde el tee, tampoco es el mejor en los greenes, pero al final es el segundo que más golpes saca a la media del torneo. Puro hormigón. Es todo un animal competitivo en estas citas, un caso digno de estudio, aunque poco haya en realidad que estudiar. De hecho, él ya ha dado la clave varias veces acerca de su sencilla hoja de ruta en los Grandes: evitar los grandes números y entender que los pares siempre son buenos. Otra cosa sería establecer cómo demonios se consigue eso; y además habría que añadir un pequeño detalle: antes o después también hay que hacer birdies para marcar la diferencia (Brooks, por ejemplo, suma ya diez en las dos primeras jornadas).

A Tringale le puede dar lecciones de matemáticas, pero no de honestidad…

El estadounidense ha encadenado un 66 y un 68 y nunca, desde la era del mejor y más regular Tiger Woods, había trasladado nadie tal sensación de autoridad. Tiene a tiro al sorprendente y efervescente líder, el chino Haotong Li (-8) y comanda un primer pelotón de enorme peso específico, todos empatados en -6: Fleetwood, Day, Berger, Rose y Lorenzo Vera, además del propio Koepka. Tampoco debería extrañarnos mucho si el campeón sale el domingo de este ramillete de jugadores.

Koepka no pierde el tiempo y Tiger despeja alguna incógnita

Jon Rahm (-1) es el único representante de la Armada española que estará en esta apasionante batalla del fin de semana, abierta en innumerables frentes. Todavía tiene mucho que decir, aunque para ello necesita sí o sí una gran jornada del movimiento.

Consulta aquí los resultados en directo

Lo mejor de la segunda ronda de Rahm, Sergio y Mickelson en el PGA Championship