Inicio US Open US Open 2018 Todo lo que se esconde detrás de un tibio 16º puesto en...

Todo lo que se esconde detrás de un tibio 16º puesto en un US Open…

Compartir
Andy North, ganador del US Open 1978 en Cherry Hills.
Andy North, ganador del US Open 1978 en Cherry Hills.

La verdadera historia del golf español en el US Open comienza hace justo cuarenta años, en la edición de 1978 que se disputó en el Cherry Hills Country Club (Denver, Colorado). ¿Con quién iba a ser si no era de la mano de Severiano Ballesteros? Antes de que el cántabro lo jugara aquel año por primera vez, la nada. Un erial. Nula presencia española. O para ser más exactos: el pionero Ángel de la Torre, el primer español que jugó un British en el año 1920, también fue el primero en aparecer en un US Open, en las ediciones de 1925 y 1932, aunque en ambas tuvo que retirarse por lesión. Y desde De la Torre hasta Seve, el vacío más absoluto. El US Open estaba vedado, entre otras cosas porque durante décadas las vías de acceso a los no estadounidenses eran muy limitadas.

El increíble y alucinante ‘día de la marmota’ de la Armada en Shinnecock

Pero llegó Seve. Y hay que ponerse en situación. El genio de Pedreña no tenía referentes cercanos a mano. No conocía el campo de ninguna de las maneras, sólo había oído hablar de la ferocidad de la cita, pero casi ni podía acceder a documentación precisa, tal y como hoy puede hacerse con un par de ‘clicks’ en internet.

Por todo ello, nos atrevemos a afirmar sin atisbo de duda que la talla formidable de Seve la modelaron sus grandes victorias, tan conocidas, repasadas y valoradas, pero también aquel debut en el torneo más difícil del mundo, en el que aterrizó ‘con lo puesto’ y con apenas 21 años. Ya era un jugador muy respetado y admirado, es cierto, ya había asombrado al mundo con aquel segundo puesto en el British de 1976, con apenas 19 años, pero no dejaba de ser este de Cherry Hills el sexto ‘major’ que disputaba… Y fue un US Open en el que, mucha atención al dato, nadie bajó del par después de 72 hoyos (el ganador, Andy North, acabó con un acumulado de +1 y podemos imaginarnos las condiciones de juego).

Preparando el US Open a golpe de ‘Boss’ y hierro 2…

Seve firmó un 75 en su primer contacto con el Abierto estadounidense para situarse en el puesto 43º después de la primera jornada. En la segunda, sin embargo, iba a entregar el mejor resultado del día (69 golpes), el mismo que firmaban dos ‘desconocidos’ como Jack Nicklaus y Johnny Miller, situándose dentro del top ten. El domingo, por ir resumiendo, después de firmar el sábado una excelente tarjeta de PAR en condiciones muy severas, saldría en cuarta posición, a cuatro golpes del líder, con todas las puertas abiertas… Y su 77 final (ahora sí que iba a pagar la novatada y la falta de experiencia) lo llevó hasta un todavía sobresaliente puesto 16º. Lo dicho: hay que situar en contexto esta  hazaña y no fiar todo el análisis a la frialdad de los números.

Las dos cosas que Tiger nunca olvidará de Shinnecock Hills

Desde entonces, la historia del golf español en este gigante se ha escrito de otra manera, aunque es bien sabido que no se ha conquistado aún el título. En estas cuarenta ediciones que han pasado, contando con aquella de 1978, se suman un total de 14 top ten: cinco de Sergio García (4º en 2002, 3º en 2005, 10º en 2009, 7º en 2011 y 5º en 2016), tres de Seve (4º en 1983, 5º en 1985 y 3º en 1987), tres de Olazábal (9º en 1989, 8º en 1990 y 8º en 1991), dos de Jiménez (2º en 2000 y 6º en 2008) y uno de Fernández Castaño (10º en 2013).

Sergio, el nuevo caddie y algunas cosas que se salen de la norma

“La espina de no haber ganado el US Open se quedó clavada en mi orgullo profesional”, escribió Seve en su autobiografía. Reconocía que nunca tuvo un ‘feeling’ especial con este torneo, pero entendía su grandeza y leyenda. Su aparición estelar ha quedado también enmarcada por un guiño del destino: el US Open nunca ha vuelto a Cherry Hills desde entonces.

Sergio García durante la jornada de prácticas del martes en Shinnecock Hills. © USGA/Jeff Haynes
Sergio García durante la jornada de prácticas del martes en Shinnecock Hills. © USGA/Jeff Haynes

Sergio es el español con más presencias en el US Open, pues jugará mañana su 19ª edición

Aquella fue la primera de las 18 ediciones que disputó el cántabro, las mismas que José María Olazábal, por lo que de alguna manera, justo cuarenta años después de la irrupción de Seve en Cherry Hills, Sergio recoge un testigo al convertirse en el español con más presencias en este Grande, pues el de Borriol jugará mañana su 19ª edición, siendo además el que tiene de largo el mejor palmarés. Seve ya no puede sacarse aquella espina, pero quizá sí pueda hacerlo el golf español por él. Y ojalá sea más pronto que tarde.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here