Inicio Blogs David Durán Tiger: mil preguntas y sólo una respuesta rotunda

Tiger: mil preguntas y sólo una respuesta rotunda

Compartir
Tiger Woods en el Masters de Augusta 2020. © Golffile | Scott Halleran
Tiger Woods en el Masters de Augusta 2020. © Golffile | Scott Halleran

Hace no tanto tiempo la pregunta era: ¿volverá Tiger a ganar un torneo? A continuación, una vez cantó victoria en el Tour Championship de 2018 en Atlanta, la cuestión se centró más en el asunto capital de la carrera de este extraordinario jugador: ¿volverá a ganar un Grande? Tampoco hubo que esperar demasiado a que lo hiciera en el Masters de 2019…

El tiempo le baja los humos al monstruito de Bay Hill

La carrera de Woods, en cualquier caso, no ha sido otra cosa que una apasionante sucesión de preguntas: ¿alcanzará los 18 de Nicklaus? ¿superará los 82 de Sam Snead? ¿Igualará las seis chaquetas verdes del Oso Dorado? ¿Alcanzará los cuatro US Open de Willie Anderson, Bobby Jones, Ben Hogan y Jack Nicklaus? ¿Igualará o superará los cinco PGA de Walter Hagen y Nicklaus? Casi no había semana en la que jugara que no hubiese un récord que batir, una marca que igualar o un sello personal que franquear aquí o allá.

Cuando un tipo como Rickie Fowler deja de mirar los rankings

Hoy, tras el desgraciado giro que han dado los acontecimientos, la pregunta es si volverá a jugar. Al respecto, probablemente ni los cirujanos que han reconstruido sus piernas, o el equipo médico que lo atiende a diario, sean capaces de adelantar nada. Pero lo poco que se sabe y lo mucho que se intuye si dan como para alimentar una certeza: Tiger lo va a intentar. No es poca cosa.

#THEGAME: Pablo Pérez, a Valderrama con una ronda final de ensueño

Rory McIlroy, entre otros, acertó cuando dijo en los días previos al reciente WGC disputado en The Concession que lo de menos era saber si volvería a jugar, pues lo verdaderamente importante es que estaba sano y salvo, dentro de la gravedad. Está muy claro el orden de prioridades, faltaría más, pero Rory se alteró cuando lo dijo y en realidad una cosa no quita la otra. No demos por hecho que este tipo de preguntas se formulan sólo desde el puro morbo, pues nacen también de la admiración y, a través de ella, de una formidable sospecha: si hay alguien que sea capaz de no dar por finalizada su carrera en estas peliagudas circunstancias, cuando muy a gusto y satisfecho podría hacerlo, ese es Tiger Woods.

El European Tour tiene un plan B en Florida contra el Coronavirus

Mientras tanto, en un décimo o duodécimo plano por detrás, se hablaba también la semana pasada de otro récord, una marca de consistencia a batir. Xander Schauffele había encadenado 16 top 25 consecutivos en el PGA Tour y se preparaba para igualar en The Concession la marca de 17 a la que había llegado Rory McIlroy entre finales de 2013 y todo el año 2014. Quizá parezca un registro demasiado rebuscado, pero no es ninguna nimiedad. Tengamos en cuenta que el gran Dustin Johnson, por ejemplo, también llegaba a The Concession en la mejor racha de top 25 encadenados de su carrera y apenas llegaba a once (ambos, Schauffele y Johnson, vieron rota la serie y han puesto sus marcadores a cero). O Jon Rahm, otro prodigio de regularidad y consistencia, tiene su mejor registro también en once.

La emotiva reacción de Tiger Woods al ver el homenaje del ‘Sunday Tiger’

Pues bien, resulta que el récord de top 25 consecutivos en la historia del PGA Tour, desde que tal circuito es llamado y considerado oficialmente de esta manera (año 1975), es de un señor llamado Tiger Woods, que alcanzó la escandalosa cifra de 38 entre el 29 agosto de 1999, fecha en la que ganó el WGC NEC Invitational, y el 19 de agosto 2001, cuando acabó 29º en el PGA Championship y rompió la racha. Se puede añadir un dato más: esos 38 en realidad fueron 43, puesto que en ese periodo jugó cinco torneos del calendario regular del European Tour y en todos terminó dentro del top 25. Rory, por ejemplo, entre medias de su citada racha de 2014 circunscrita sólo al PGA Tour, llegó a fallar un corte en el Irish Open del circuito europeo…

Podcast: Claves para entender lo que le espera ahora a Tiger Woods

Tiger, además, en esos casi dos años de racha de hormigón, ganó la friolera de 19 torneos de esos 43 (entre ellos, cuatro Grandes y tres WGC) y acabó segundo en cinco ocasiones. Dicho de otro modo: quedó primero o segundo en 24 de 43 torneos…

Lo que nos lleva a una pregunta acerca de Tiger Woods, en comparación con el resto de los mortales, que bien podemos y hasta debemos hacernos: ¿volverán a ver nuestros ojos una racha siquiera similar? Y la respuesta emerge rotunda, esta vez sí, aunque nadie disponga de una bola de cristal que alumbre el futuro: no y mil veces no, jamás nadie volverá a ser testigo de nada parecido (en caso de que ocurra, el arriba firmante se compromete a rectificar en este mismo blog y a pedir disculpas de rodillas sobre ascuas incandescentes).

Oficial: Tiger Woods sufre múltiples fracturas abiertas en tibia y peroné

NOTA IMPORTANTE: Dicho todo lo cual, no podemos dejar de señalar que un tal Jack Nicklaus llegó a encadenar 63 top 25 entre marzo de 1973 y septiembre de 1976, una bestialidad, lo que ocurre es que sólo se contabilizan los 32 que encadenó desde que el PGA Tour se considera a todos los efectos como tal, lo que ocurrió en 1975, como ya ha quedado apuntado.

Blog de David Durán