Inicio Grandes Circuitos DP World Tour El Rey del Desierto lanza un aviso apocalíptico al golf mundial
Declaraciones de Rory McIlroy en la previa del Hero Dubai Desert Classic

El Rey del Desierto lanza un aviso apocalíptico al golf mundial

Compartir
Rory McIlroy on the 8th tee during his morning pro-am ahead of the Hero Dubai Desert Classic. © Golffile | Fran Caffrey
Rory McIlroy on the 8th tee during his morning pro-am ahead of the Hero Dubai Desert Classic. © Golffile | Fran Caffrey

Es justo y necesario enfocar a un nombre concreto en las horas previas al inicio del Hero Dubai Desert Classic. El de Rory McIlroy. En primer lugar, porque defiende título este año, que además fue el tercero que conseguía en esta cita (2009, 2015 y 2023); también porque afronta el gran reto de sumar su cuarto triunfo en el Emirates Golf Club, mítico escenario del torneo, lo que desharía el empate con Ernie Els, que también ganó tres veces; o bien porque el norirlandés, desde 2009, año en el que ganó por primera vez, no se ha bajado del top ten del torneo en las diez ediciones que ha disputado, un dato de absoluta locura.

Pero podríamos ampliar todavía más su dimensión, porque los números dictan con meridiana claridad que McIlroy es el auténtico y verdadero Rey del Desierto. No ha habido ningún jugador como él en esta latitud del mundo, ampliando su radio de acción y logros a todos los torneos que ha disputado en Oriente Medio, los de Abu Dhabi y Qatar, además de los de Dubai. Han sido un total de 41 hasta la fecha y en casi un tercio de ellos (12/41, 29,26 por ciento) terminaba primero o segundo, pues ha ganado cinco veces (tres Dubai Desert Classic y dos finales de Dubai) y ha quedado segundo en siete ocasiones, incluyendo el de la semana pasada. Repitamos: en casi una de cada tres apariciones terminaba primero o segundo…

Además, en la mitad de ellos (18/41, un 43,90 por ciento) terminaba primero, segundo o tercero. Y si nos vamos al porcentaje de top ten, la cifra se va a un disparatado 73,17 por ciento (30/41), así que poco o nada más puede añadirse para declararlo legítimamente el Rey de Dubai, por supuesto, y también de todo el desierto.

Más allá de su extraterrestre performance en el Oriente Medio, a Rory también hay que escucharlo cuando se sienta a hablar, mucho más en los tiempos que corren para el golf de alta competición, tan convulsos, y aunque él ya se haya retirado de la primera línea de representación en los despachos. Hoy, en la horas previas al inicio de este torneo, ha dejado caer una sentencia que tiene mucha enjundia y cierto tono apocalíptico (aunque Rory no sea necesariamente pesimista al respecto). También describe de alguna manera la inquietud de muchos aficionados al deporte de los catorce palos: “El golf se halla en un momento de inflexión muy importante y tenemos ahí muchas oportunidades de hacerlo global. Pero me temo que si no lo hacemos ahora, ya nunca se hará y tendremos esta paisaje fracturado para siempre”.

Un señor aviso. Como se ve, Rory también desea fervientemente la cristalización de unas negociaciones (PGA Tour/saudíes, básicamente) que nos lleven a un calendario mundial, global. Hoy mismo lo hablaba el norirlandés con Pawan Munjal, máximo dirigente de Hero, compañía multinacional fabricante de motos y principal espónsor del torneo, con quien ha jugado el Pro-Am en el Majlis course del Emirates Golf Club. “¿Te imaginas, en ese hipotético circuito mundial, llevar a los ochenta mejores jugadores del mundo a la India? Creo que en este tipo de países un evento así cambiaría la percepción que se tiene del golf”, explicaba el jugador acerca de su charla con Munjal.

Las negociaciones siguen su curso, aunque al respecto no pueda añadirse mucho. Tampoco Rory tiene la varita mágica ni la receta idónea, aunque en términos generales sí tiene clara cuál es la clave. “Es muy difícil, pero para tratar de alcanzar ese escenario de ensueño la clave está en alinear todos los intereses diferentes que hay. Los intereses de los jugadores, el negocio, los aficionados y los medios… Una vez se consigan alinear estos intereses se podrá avanzar hacia adelante”.

Un último punto de gran interés sobre el que se le ha preguntado a Rory ha sido si en la construcción de este circuito global soñado no es el circuito europeo y, en general, la Vieja Europa, quienes menos representación tienen en la mesa de negociaciones, sobre todo desde el punto de vista de los jugadores, ahora que él ya no está y toda vez que la gran batalla parece entablada entre el gigante estadunidense y el capital saudí. Pues bien, al respecto McIlroy ha señalado que la presencia de Adam Scott en el comité asegura esa visión de verdad global.