Inicio WGC WGC FedEX St. Jude Invitational El único clavo que queda al que agarrarse es el de Sergio,...
El español firma una luchada tarjeta de 71 golpes en la segunda jornada del WGC FedEx St. Jude Invitational

El único clavo que queda al que agarrarse es el de Sergio, y está al rojo vivo…

Compartir
Sergio García. © Golffile | Thos Caffrey
Sergio García. © Golffile | Thos Caffrey

El golf español partía con tres opciones de victoria esta semana en todo un campeonato del mundo, algunas más objetivas o razonables que otras, pero tres al fin y al cabo. Hoy, una vez concluida la segunda jornada del Fedex St. Jude Invitational, sólo queda una, y cogida con alfileres, la de Sergio García (-2), puesto que Jon Rahm (+4) y Rafa Cabrera Bello (+7) han quedado descartados, demasiado lejos del liderato de Brendon Todd (-11).

Que nadie se tome a chanza a Brendon Todd y su ‘killer putter’

Y no es que el de Borriol haya recuperado terreno, más bien ha ocurrido lo contrario después de firmar una luchada tarjeta de 71 golpes, pero puestos a hacer cuentas, las únicas que salen son las suyas, aunque sea con ciertas dificultades, ya que el español necesitaría un fin de semana de auténtico escándalo en el TPC Southwind para asaltar la cabeza.

Koepka baja diez golpes su media reciente y se queda tan ancho

Se puede ser aún más concreto, aunque entrando de lleno en el siempre proceloso terreno de la especulación. Hagámoslo, en todo caso. Si estableciésemos un resultado ganador final de -13 ó -14 (que ya es mucho establecer), contando con el permiso de Todd y Rickie Fowler (-9), que son los que más cerca están de dicho guarismo, a Sergio le haría falta, por ejemplo, algo así como una ronda de 64 el sábado y otra de 65 el domingo en este par 70 de Memphis, que sigue revelándose como un severo penalizador del juego dubitativo o irregular. ¿Imposible? No lo parece. ¿Complicadísimo? A todas luces.

Jon estrena su Número Uno con una ronda que ha sido de todo, menos tranquila

Desde luego, el castellonense, para tan ardua tarea, necesitaría recurrir al juego mostrado durante los últimos doce hoyos del jueves, en los que no dejaba de producir opciones de birdie una detrás de otra, la mayoría en torno a los dos o tres metros de distancia (para hacer eso, no lo olvidemos, hay que jugar un golf excepcional). Hoy se ha mostrado de nuevo bastante fallón desde el tee en el arranque de la vuelta, para luego ir mejorando, igual que en la primera ronda, aunque sin alcanzar después la excelencia del jueves en los segundos tiros. También hay que significar que hoy ha fallado dos putts cortos (uno de un metro y otro de metro y medio), algo que no ocurría el jueves, que bien podían haber cambiado el signo de la vuelta… Y hoy, al contrario que el jueves, no ha estado tan brillante en las recuperaciones alrededor de los greenes, si bien hay que reconocer que no son nada sencillas en este campo. Es muy fácil meterse en un lío serio en cuanto la bola no está en el tapete.

Harrington y Molinari confirman que no jugarán el PGA Championship

Por supuesto, no todo es ganar, aunque sea legítimo hasta cierto punto andar haciendo cuentas, en vista de lo atravesados que se le ponen siempre a la Armada los campeonatos del mundo. Habrá que ver lo que es capaz de hacer Sergio en la jornada del movimiento. En menos de 24 horas podrá hacerse un balance casi certero de sus opciones. Seamos pacientes, por tanto. Y también habrá que estar atentos a comprobar cómo y de qué manera pueden darle la vuelta a la tortilla Jon y Rafa. Es evidente que ellos ya no pueden ganar, pero en 36 hoyos todavía se puede hacer algo más que una simple labor de maquillaje.

Consulta aquí los resultados en directo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here