Inicio PGA Championship PGA Championship 2020 Una reflexión de Tiger Woods sobre su futuro en los Grandes
Defiende su nuevo putter e insiste que no consigue entender los greenes de Harding Park

Una reflexión de Tiger Woods sobre su futuro en los Grandes

Compartir
Tiger Woods, durante la tercera ronda hoy en el PGA Championship. (Photo by Darren Carroll/PGA of America)

Tiger Woods (+2) no ha conseguido aprovechar la tercera jornada para mejorar su situación en la clasificación del PGA Championship. Ha entregado una tarjeta de 72 golpes y apenas se ha movido. De hecho, los 18 hoyos de este sábado sirven para confirmar que no va a ganar este Grande. Se sabía que iba a ser difícil, pero él aún mantenía la esperanza tras la segunda jornada. Obviamente, ya es imposible. En este sentido, ha dejado una reflexión muy interesante sobre su futuro y los Grandes.

Un infiltrado en el PGA: Chinese DeChambeau y los insólitos trucos de Mike

Tiger Woods siente que el PGA Championship y el US Open están a día de hoy muy lejos de su radar y el asunto irá a peor con el paso de los años. No se engaña. Son los Grandes más duros, más largos, más estrechos, con un rough más exigente y unos greenes más firmes y cada año le cuesta más. «Cada Grande que pasa es una oportunidad perdida. Es lo que hay. Los campos son cada vez más grandes, más largos y el margen entre el corte y el liderato es más estrecho. Antes, muchas veces, solía ser de 12 ó 15 golpes y ahora cuántos han sido esta semana, ¿nueve? Es diferente. Cada vez está todo más igualado y es más difícil ganar torneos», asegura.

A Fowler se le hace bola 2020 y un gran dato de Sir Tommy Fleetwood

Tiger Woods explica que hay una manera de jugar este tipo de torneos tan duros y pone como ejemplo a Brooks Koepka. «No ganan siempre los mismos, pero sí que cada año en estos torneos está arriba el mismo grupo de jugadores. Ellos saben lo que hay que hacer para ganar Grandes y torneos importantes, cómo caminar en esta dificultad, lo difícil que es ganar estos torneos y tienen esa ventaja respecto al resto», asegura.

A Koepka se le está poniendo cara de capitán general de un PGA galáctico…

En cierto modo, Woods deja entrever que le va a costar ganar un PGA o un US Open en el futuro, mientras que deja la puerta más abierta a los otros dos, el Masters o el Open Championship, torneos también muy exigentes pero con una preparación más suave. La calculadora no engaña y si eliminados dos Grandes de la ecuación ganadora de Tiger, es obvio que el gran campeón de California ve que se le complica su gran objetivo vital de alcanzar el récord de 18 Grandes de Jack Nicklaus, aunque no renuncia a ello ni mucho menos. Sigue siendo su principal gasolina.

Unos números reveladores de Tiger en los greenes

Tiger no cree que la ausencia de público sea un factor en su contra para poder ganar un Major. O al menos no debería serlo. «Es una realidad que yo estoy acostumbrado a jugar delante de mucho público y con mucho ruido y esto es diferente. Varios jugadores bromeaban conmigo en el Memorial y me decían: «qué, ya sabes lo que se siente, ¿no? Cómo es eso de jugar 36 o 72 hoyos en paz y tranquilidad». Es diferente, pero al final, haya o no haya público siempre están arriba los mismos jugadores, como Brooks Koepka, chicos que entienden cómo hay que jugar recorridos duros y exigentes», explicó.

Rahm pelea, sobrevive y deja interesantes pistas para lo que viene

Además de esta interesante reflexión sobre el futuro y la posibilidad de alcanzar el récord de Nicklaus, Tiger volvió a hacer una defensa de su nuevo putter. «La culpa de cómo estoy pateando esta semana no es del nuevo putter. Está en mí. Sigo teniendo la sensación de que los greenes están más rápidos de lo que realmente son. Hoy he estado practicando antes de salir a jugar tirando putts cuesta arriba para soltarme y pegarle, pero luego en el campo me cuesta comprometerme y me quedo corto. Es una cuestión de darle más fuerte. Soy un pateador de feeling, siempre lo he sido y me cuesta luchar contra una cosa que estoy viendo de una manera», apunta. Tiger, eso sí, ha terminado pateando mejor, metiendo algunos muy buenos de par en el 14 o 15 y otro de birdie de algo más de cuatro metros en el 16. Antes, eso sí, había fallado hasta tres putts muy cortos, dos de menos de metro y medio y otro de poco más de dos metros.

Sigue aquí los resultados en vivo del PGA Championship